<a href=""></a>
Redacción EC

Marcos Rojo ha sido autor de una jugada temeraria en contra de Julián Álvarez en el arranque de la etapa complementaria del Boca Juniors vs. River Plate, partido por los octavos de final de la Copa Argentina. Por la acción mencionada, el defensor apenas vio la tarjeta amarilla, lo que provocó las protestas del banquillo de la ‘Banda’.

El equipo de Miguel Ángel Russo ejerció presión alta, pero la última línea de los ‘Millonarios’ metió un rechazo que llegó hasta el campo contrario. Por el costado, cerca de la raya del lateral, Carlos Izquierdoz metió un cabezazo para devolver la redonda al terreno de los dirigidos por Marcelo Gallardo.

Enseguida, Agustín Sández peleó con Nicolás de la Cruz por arriba y hubo otro testarazo por parte de la ‘azul y oro’. El globo quedó nuevamente dividido y listo para que Julián Álvarez controle con el pecho, pero Marcos Rojo llegó hasta la línea que divide la cancha, estiró el botín y metió un terrible planchazo al ‘9’ del ‘Millo’.

De inmediato, el árbitro Patricio Loustau se llevó la mano al bolsillo para sacar la amarilla y mostrársela al defensor de Boca. Sin embargo, las protestas de la banca de River no tardaron en llegar. En la transmisión oficial se escucharon los gritos que pidieron la expulsión para el ex Manchester United.

El debut de Advíncula

El lateral derecho, anunciado como refuerzo el pasado sábado, arrancó de titular en la Ciudad de La Plata. El jugador de la selección peruana esperó hasta horas antes del Superclásico para recibir el permiso que le deje jugar y estrenarse oficialmente con el club ‘azul y oro’.