Champions League: Un Barcelona más terrenal apunta a la gloria | VIDEO. (Foto: AFP)
Champions League: Un Barcelona más terrenal apunta a la gloria | VIDEO. (Foto: AFP)

Menos dogmático que Pep Guardiola y más pragmático que Luis Enrique, Ernesto Valverde Tejedor (55 años, Extremadura) mantiene al barcelonismo en la dinámica triunfadora sin renunciar al ADN del club catalán. Todo lo contrario, lo pondera, lo predica, apuesta por la posesión, por un fútbol ofensivo de una escuela que sigue la biblia futbolística implementada por la escuela holandesa y redefinida en La Masía. Sí aporta nuevos matices, una impronta propia que hace de su Barcelona uno distinto al inigualable ‘Pep Team’ o al explosivo equipo de Luis Enrique. Si cabe la definición, diríamos que es un once menos modélico, menos ostentoso en sus formas. Pero igual de insaciable en su búsqueda del éxito.

Esta versión de Valverde no pierde su configuración ganadora. Desdeña el conservadurismo para ser protagonista siempre y, como sus predecesores, tiene a Messi como el centro de gravedad de su mecanismo colectivo. Todo gira alrededor del argentino para encontrar los caminos al gol en ese laberinto defensivo que siempre le proponen los rivales. A diferencia de la era Pep, el de Valverde no es el once de los volantes -Xavi, Busquets, Iniesta-, tampoco el de la ‘MSN’ de ataque -Messi, Suárez, Neymar-, es más imperfecto, aunque tiene dosis de ambos. Algunos de sus críticos dicen que es un conjunto bipolar: puede rozar la perfección y transformarse luego en un once mundano, que naufraga en el campo sin ideas ni dirección. Hay mucho de cierto en ello. Es inconstante. Depende bastante del estado de ánimo de Messi, hoy más influyente que nunca en los resultados de los blaugranas.

Sin embargo, sería injusto que al ‘Txingurri’ -hormiga en euskera- se le pidiese clonar las versiones anteriores cuando su plantel tiene otras características y virtudes. Mantiene sí la riqueza técnica de siempre, aunque le sigue faltando el tercer socio para confeccionar otro gran tridente. Coutinho tiene un pie mágico y Dembélé cuenta con mucha explosión. Pese a ello la levedad de ambos impide que terminen siendo el tercer socio para la dupla Messi-Suárez. Es así que este Barza no tiene su centro neurálgico en una zona del campo, sino que debe desperdigar calidad en todos los centímetros de la cancha. La seguridad de Ter Stegen, la solidez de Piqué, la visión de Busquets y el ida y vuelta de Rakitic permiten que Messi pueda moverse a sus anchas cerca del área rival. Y ya sabemos que el argentino es letal tanto para definir como para leer los movimientos de Suárez. Sí hay en Valverde un claro pragmatismo que se amolda a las circunstancias. Es flexible, muy versátil porque no apuesta por la rigidez de un sistema. En él conviven muchas ideas. De ahí que por momentos prefiera a Arthur y en otros a Vidal, siendo volantes opuestos en su morfología futbolística.

El del extremeño sigue siendo un equipo efectivo como los anteriores. No tendrá la brillantez ni el lucimiento para quedar en la historia, pero no deja de ser una escuadra arrolladora que se ganó el derecho a tener una identidad propia y no ser comparado con otras versiones.
Deudas al margen -Valverde necesita ganar la Champions para sentarse en la mesa de Guardiola y Luis Enrique-, el extremeño sigue conduciendo al barcelonismo al éxito con sencillez, con sentido común y una gestión increíble del vestuario -manejó el berrinche de Coutinho, terminó con las indisciplinas de Dembélé y administró los minutos de Messi en la cancha-. En su primera temporada solo la Orejona se le resistió y ahora, tras conquistar su segunda Liga, la Copa del Rey está a un solo paso y tres partidos lo separan de la gloria europea.

El Titi-Taka del Barcelona de Pep Guardiola analizado desde la perspectiva de Thierry Henry. (Video: Youtube / Foto: Captura)

“Sería una equivocación pensar que casi todo el peso del éxito debe recaer en la Champions. La competición doméstica es el barómetro de tu fuerza, la marca de tu regularidad”, explica Jordi Cruyff, quien algo sabrá de fútbol siendo el hijo del gran Johan, el padre de la criatura blaugrana.

Como una hormiga, Valverde trabaja sin descansar para firmar números impensados tras su asunción: solo perdió tres partidos en dos temporadas de la Liga (53 victorias y 17 empates completan sus estadísticas). Algún mérito tendrá el extremeño, Orejonas al margen.

Estos son los títulos que ganaron los tres técnicos con el Barza:

PEP
GUARDIOLA
 
2008-09 Liga
Copa del Rey
Supercopa de España
Champions League
Supercopa de Europa
Mundial de Clubes
2009-10 Liga
Supercopa de España
2010-11 Liga
Supercopa de España
Champions League
Supercopa de Europa
Mundial de Clubes
2011-12 Copa del Rey
LUIS
ENRIQUE
 
2014-15 Liga
Copa del Rey
Champions League
Supercopa de Europa
Mundial de Clubes
2015-16 Liga
Copa del Rey
Supercopa de España
2016-17 Copa del Rey
*ERNESTO 
VALVERDE
 
2017-18 Liga
Copa del Rey
Supercopa de Europa
2018-19 Liga
*Puede ganar más títulos esta temporada