El contragolpe perfecto que terminó con gol de pecho de Robben

 está imparable. El equipo de Pep Guardiola arrasa con todos sus rivales y no de cualquier forma, sino con un fútbol que gusta, delita. Hoy, ante el Stuttgart,  marcó un golazo. De esos que a uno le gustan ver. Disfrutar.

El delantero holandés definió de pecho luego de una genial jugada de Douglas Costa. El brasileño, que es catalogado como el mejor fichaje de la temporada, entró en velocidad al área, se sacó a un defensor con una bicicleta y tocó al medio para que Robben defina. 

Fue un contragolpe perfecto, en el que llegaron seis jugadores del equipo bávaro para anotar. Transición rápida, desequilibrio y gol. La jugada tuvo solo decisiones acertadas.

Bayern Múnich goleó 5-1 entre semana al Arsenal en partido por la fase de grupos de la Champions League. 

LEE TAMBIÉN...