Redacción EC

En que sería suspendido un mínimo de dos partidos, y no precisamente por . Según se supo hoy, el árbitro que expulsó al portugués durante el , consignó en su informe un gesto del futbolista al abandonar el campo. “Mientras se retiraba del terreno de juego, se golpeó varias veces con la palma de la mano en la cara, dirigiéndose al cuarto árbitro”. Eso se interpreta como "cara dura".

Además, el juez Miguel Ángel Ayza Gámez indicó en su acta que por “golpear con la mano en la cara de un contrario (Carlos Gurpegi), estando el juego detenido”. El Comité Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) evaluará el grado de la agresión.

Si de tres fechas o más, no podrá jugar el miércoles ante el Atlético de Madrid por semifinales de la Copa del Rey.

No te pierdas

No te pierdas