Renzo Gómez Vega

es el humano que un Dios generoso puso en la Tierra para extrañar menos a Maradona. El coleccionista de balones de oro. El futbolista que no ha dejado de llevar la pelota pegadita al pie como un jugador de hockey a los 35 años. El rey sin mundial. El zurdo que se convirtió en uno de los mejores ejecutantes de tiros libres después de los 25 años. La figurita más buscada del álbum. Leo y también Lio. La ‘Pulga’. Y la ‘Cabra’.

Por estas horas, , Messi es un hacha que ha partido a la fanaticada azulgrana en tres bandos: quienes lo justifican, alegando que podía pedir lo que quisiera porque era el mejor del mundo y generaba mucho más; quienes lo acusan de sangrar al club y ser el culpable de su ruina económica; y finalmente, quienes no niegan sus malos manejos, pero prefieren quedarse con los recuerdos que construyeron a partir de él, viéndolo innumerables veces por una pantalla.

LEE TAMBIÉN | Claudio Pizarro dice adiós: Maradona, Zidane, Zanetti y las mejores despedidas del fútbol mundial

Este último grupo solo piensa que será su último Mundial, que ojalá lo gane, y que lo echarán de menos el día que se retire. No se sienten engañados. Simplemente separan al jugador de la persona, pero sobre todo lo separan de su entorno. De su padre representante (Jorge), de su hermano empresario (Rodrigo) y de su asistente personal quien vive a su sombra (Pepe Costa).

¿Es Messi víctima de todos estos sujetos que le conducen la vida desde antes de que le crecieran unos cuantos pelos en la barba? ¿O es un culpable asolapado que se escudará en sus genialidades y en una prensa que eligió mimarlo en coro desde que empezó a competir con un portugués vanidoso y poco carismático que se mostraba tal y como era? ¿Se es menos ‘culé’ por criticar a Messi? ¿Se le ofende al fútbol acaso?

Que cada quien esté tranquilo con su conciencia y sus afanes. Pero ver a Messi como un ser inocente y prístino que no sabe absolutamente nada de lo que se teje a sus espaldas dice más de nosotros. Un detalle futbolero de cierre: antes de Messi, Barza solo había ganado una Champions League sí, pero Cruyff ya había dejado su estela. Existía por si acaso.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más