José María Marín, ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), aceptó ser extraditado a Estados Unidos por cargos de corrupción, dijo la Oficina Federal de Justicia de Suiza el miércoles en un comunicado.

José María Marín es uno de los siete funcionarios de la , el ente rector del fútbol mundial, que fueron detenidos en mayo en un hotel de Zúrich después de ser acusados por cargos de corrupción en Estados Unidos.

El brasileño está acusado de haber aceptado sobornos en relación con derechos de márketing deportivo y se había negado hasta ahora a ser extraditado.

Al igual que Marin, el ex vicepresidente de la FIFA Jeffrey Webb también acordó su extradición a Estados Unidos. Otros cinco ex funcionarios siguen oponiéndose a su extradición a Estados Unidos, dijo la Oficina de Justicia.

Se desconoce si Marin accedió a cooperar con las autoridades estadounidenses o qué tan pronto podría comparecer ante un tribunal del país norteamericano.

Los abogados de Marin no pudieron ser contactados de forma inmediata para hacer comentarios, mientras que una portavoz de la fiscalía de Brooklyn, en Nueva York, declinó hacer comentarios sobre el asunto.

Marin estuvo al frente de la federación brasileña desde 2012 hasta este año y también ocupó cargos en la FIFA, incluidos los comités organizadores de los Mundiales y los torneos de fútbol de los Juegos Olímpicos, según la acusación.

Marin era uno de los dirigentes del fútbol de alto nivel a los que la empresa de marketing deportivo Datisa acordó pagar 110 millones de dólares en sobornos a cambio de derechos de torneos regionales, dijeron las autoridades estadounidenses.

Al menos 40 millones de dólares habían sido pagados al momento de anunciarse los cargos, según los fiscales.

La acusación también vincula a Marin con una trama de sobornos por los derechos comerciales asociados con la Copa de Brasil, torneo que disputan más de 80 equipos de todo el país.

Fuente: Reuters (Zúrich/Nueva York)

LEE TAMBIÉN...

 

TAGS RELACIONADOS