Gritó insultos racistas a arquero y ahora pide perdón llorando
Redacción EC

Río de Janeiro (EFE).- La aficionada del Gremio que llamó , durante un partido de la pidió hoy disculpas en la televisión al guardameta y a la hinchada de su equipo.

"Yo no soy racista. Cuando lo llamé 'mono' no tenía una intención racista. Fue el calor del partido. Gremio iba perdiendo y me dejé llevar por la pasión. Nunca quise perjudicar al Gremio. Amo al Gremio, disculpas para Aranha. Perdón. Perdón. Perdón...", declaró la joven al canal de televisión Globo visiblemente afectada y entre lágrimas.

Además de las disculpas al portero del equipo paulista, la aficionada también pidió perdón al Gremio, que no pudo jugar el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa de Brasil después de que el Tribunal Superior de Justicia Deportiva (STJD) del país decidiese apartarlo de la competición tras lo sucedido.

Después de conocerse la identidad de la joven, ella fue despedida de su empleo en el Centro Médico y Odontológico de la Brigada Militar en Porto Alegre y, además de eso, ha sufrido amenazas contra su integridad física a través de internet y, según recogen medios locales, su casa ha sido apedreada.