El partido entre Montenegro y Rusia por las eliminatorias de la Eurocopa fue suspendido el viernes, cuando jugadores de ambas selecciones se enfrascaron en una gresca.

Luego que el ruso Roman Shirokov falló un penal a los 66 minutos con el marcador 0-0, jugadores y cuerpo técnico de ambas selecciones se dieron de empujones.

Los jugadores de Rusia luego abandonaron la cancha, seguidos posteriormente por los de Montenegro. Un anuncio del estadio indicó que el partido no se reanudaría. No quedó claro de inmediato si la victoria sería adjudicada a Rusia.

El duelo había sido suspendido previamente durante 30 minutos después de que el portero ruso fue alcanzado por una bengala lanzada desde las tribunas.