no la pasa bien al mando de Reinaldo Merlo. En cuatro partidos jugados en el  argentino, solo ha conseguido un triunfo. Ayer cayó 3-1 de visita frente a , con lo que sumó tres derrotas al hilo. 

Lo curioso del encuentro, sin embargo, fue lo hecho por el propio Merlo.

En una noche calurosa en el estadio Humberto Grondona, decidió cambiarse el polo ante la mirada de su cuerpo técnico, árbitro e hinchas.

No es la primera vez que el técnico argentino realiza este tipo de cosas. También es recordado por hacer señas con las manos para que no tenga mala suerte.