Uniformes impecables, gotas de agua al final de peinados perfectos, shorts y medias sin una pizca de lodo ni césped, chimpunes brillantes, y sonrisas ensayadas antes de ponerse frente a la cámara. El plantel del de la primera división del fútbol irlandés estaba listo para la oficial, pero todo se vino abajo. Sí, textualmente, abajo.

El banco en el que se sentaron los jugadores de la primera línea les jugó una mala pasada. Y es que algunos se percataron que algo andaba mal, pero la reacción fue tardía cuando el jocoso accidente ocurrió. ¡Crack! La madera no soportó el peso y los que estaban sentados cayeron.      


La foto oficial se llegó a realizar como Dios manda, pero la de la caída también fue publicada.