El espectáculo en el estadio Santiago Bernabéu, ante miles de aficionados del que poblaban sus gradas, echó el cierre a una jornada festiva, aderezada por los habituales actos oficiales con las instituciones, colofón a una temporada triunfal y plagada de éxitos.

Una exhibición de luz y sonido completó un día intenso de actos para la plantilla del Real Madrid, que culminó su recorrido festivo en el Santiago Bernabéu, de donde había partido cinco horas antes para pasear la 'orejona' por las sedes de la Comunidad, del Ayuntamiento y de la Plaza de Cibeles, cuya diosa fue engalanada con una bufanda y una bandera del equipo por los capitanes Sergio Ramos y Marcelo. Tal y como manda la tradición.

La fiesta de la plantilla del Real Madrid que esta temporada ha conquistado el doblete, además de la Supercopa Europea y la Mundial de Clubes, culminó en el estadio Santiago Bernabéu, con la presencia de cada jugador en medio del habitual espectáculo de luz y sonido, que animó la fiesta.

Las luces se apagaron y solo el resplandor de los teléfonos móviles y las imágenes de las pantallas del escenario propiciaban algo de iluminación a la situación.  El año de cada una de las doce Copas de Europa logradas por el club asomaron en medio del tablado instaurado en el centro del césped del recinto.

Cristiano Ronaldo, Marcelo y Sergio Ramos fueron los últimos en ser llamados por el locutor. El portugués fue el más ovacionado. El brasileño apareció con el trofeo de Liga, que también fue ofrecida a la afición. El capitán, Ramos, puso el cierre a la relación de integrantes de la plantilla. Irrumpió con la Duodécima en sus manos y una corona con SR4 inscrita, en su cabeza.

Cada jugador del Real Madrid tuvo a su familia cerca de ellos festejando y celebrando en el césped del Bernabéu.

EFE

TAGS RELACIONADOS