Rivaldo volvió a jugar con 43 años y su equipo ganó

El modesto club Mogi Mirim venció hoy por 2-1 al Náutico en partido por la segunda división del Campeonato Brasileño y que representó, a sus 43 años, el regreso del campeón mundial a las canchas, de las que se había despedido oficialmente en marzo del año pasado.

El centrocampista Vitor Borba Ferreira 'Rivaldo', campeón con la selección brasileña en el Mundial de 2002, tuvo una poco destacada actuación en su regreso como profesional tras más de un año de jubilación y fue sustituido a los 22 minutos por Gustavo, el novio de una de sus hijas, cuando el equipo perdía por 0-1 en casa.

La remontada, sin embargo, le permitió al elegido mejor futbolista del mundo en 1999 celebrar con una victoria su retorno a las canchas precisamente en el club del interior del estado de Sao Paulo del que también es presidente.

Rivaldo no disputaba un partido de fútbol como profesional desde el 9 de marzo de 2014, cuando empató con el Sao Bernardo por el Campeonato regional de Sao Paulo, también como jugador del Mogi Mirim, club que en la época ya presidía y del que también fue técnico.

Pese a que poco contribuyó con la victoria, por lo menos le dio suerte al club. La victoria, con dos goles de Serginho luego de que Douglas abriera el marcado para el Náutico, fue la primera del Mogi Mirim en once partidos del Campeonato Brasileño de segunda división esta año y le permitió llegar a 6 puntos y abandonar el último lugar en la clasificación.

En mayo pasado, cuando el Mogi Mirim ocupaba el penúltimo lugar y en otra decisión desesperada, Rivaldo destituyó a Edinho, el hijo mayor de Pelé y al que había contratado como entrenador sin los resultados esperados.

En sus 26 años como jugador profesional, Rivaldo defendió un total de 14 clubes de Brasil, España, Italia, Grecia, Uzbekistán y Angola.

Entre otros equipos, pasó por los españoles Deportivo La Coruña y Barcelona, por el Milán italiano y por los tres mayores clubes del estado de Sao Paulo: Corinthians, Palmeiras y Sao Paulo. EFE

No te pierdas