Redacción DT

Con dos goles conquistados en los últimos cinco minutos del partido por el artillero Gabriel Barbosa ‘Gabigol’, el Flamengo conquistó este sábado su segundo título de la Copa Libertadores en la primera final a partido único del torneo, disputada en el estadio Monumental de Lima.

Las anotaciones, a los 89 y 92 minutos de juego, dieron vuelta a un encuentro que River había dominado a voluntad y terminó perdiendo tanto por la implacable aparición de ‘Gabigol’ como por errores defensivos que derrumbaron la celebración anticipada del bicampeonato y el quinto título de su palmarés.

Resumen del partido

Resumen Flamengo vs River (23/11/2019)

Flamengo sació, de esa manera, su hambre de gloria internacional al lograr su segundo título de la Copa Libertadores luego de 38 años de sequía, tras el conquistado en 1981.

Lo hizo impulsado por Jorge Jesús, el técnico portugués ex del Benfica y Sporting, que consolidó de esa manera la vuelta del equipo brasileño a la primera línea del fútbol sudamericano para felicidad de los miles de fanáticos que llegaron hasta Lima.

Sin embargo, fue River el que se puso adelante en el marcador con una anotación temprana, conseguida a los 14 minutos por el goleador colombiano Rafael Santos Borré, que envió un latigazo desde el punto de penalti tras un centro de Ignacio Fernández que no pudo ser despejado a tiempo hasta por cinco defensas brasileños.

Con los dientes apretados y la presión al máximo de una final, durante los diez primeros minutos se vio un partido de pocas luces, con muchas infracciones y cortes de juego que anularon cualquier intento ofensivo.

Todo cambió cuando River llegó a fondo y abrió la cuenta, tras lo cual se asentó en el campo de juego, dominó las acciones y contó con varias opciones de peligro que no resolvió por imprecisiones en el último pase, ante un rival que lucía sumamente desconcertado.

El equipo de la franja bien pudo aumentar la cuenta a los 36 cuando Palacios envió un balonazo potente desde fuera del área que salió desviado por muy poco.Ya en la segunda mitad se mantuvo la tónica del juego, con un River bien asentado en el terreno y una defensa concentrada al máximo, en la que se lucieron Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Javier Pínola y Milton Casco.

Sin embargo, con el transcurrir de los minutos y el desgaste físico, Flamengo arreció en la presión guiado por el ingresado Diego, que le cambió la cara ofensiva al ‘Mengão’.

A los 56, tuvo su primer opción clara, cuando un balón suelto disparado por ‘Gabigol’ dio en el brazo de un defensa argentino, que no fue considerado penalti por el VAR, y luego fue bloqueado por el portero Franco Armani.

Todo cambió, sin embargo, cuando se jugaban 89 minutos y Barbosa estuvo en el lugar preciso para añadir a voluntad frente a la portería de Armani tras una asistencia de Giorgian de Arrascaeta.

El mazazo de esta anotación desequilibró totalmente a River, que quedó sin reacción cuando, a los 92, nuevamente apareció ‘Gabigol’ con un remate desde el centro de la portería para voltear el resultado y hacer delirar a los miles de hinchas del Flamengo que llegaron al Monumental de Lima.

En medio del desconcierto de River y con las revoluciones a tope, en el minuto siguiente el árbitro chileno Roberto Tobar expulsó a Exequiel Palacios por patear a un rival en el suelo y, de inmediato, a ‘Gabigol’, por discutir con el banco del River Plate.

Los dos gigantes de Sudamérica disputaron el máximo cetro continental en el estadio Monumental, del Universitario de Deportes, que fue una fiesta y lució esplendoroso, a pesar de que fue escogido de emergencia como escenario hace apenas tres semanas para sustituir de emergencia al Nacional de Santiago de Chile. (EFE)

Así alinearon:

River: Armani; Montiel, Martínez Quarta, Pinola, Casco; Enzo Pérez, Palacios; De La Cruz, Nacho Fernández; Borré y Matías Suárez

Flamengo: Diego Alves; Rafinha, Caio, Mari, Filipe Luis; Gerson, Arao, De Arrascaeta, Ribeiro, Henrique; Gabriel.

MINUTO A MINUTO

prensa internacional sobre la gran final entre Flamengo vs River Plate

River Plate nunca le ha ganado a Flamengo por Copa Libertadores. Dos empates y dos derrotas conforman el historial de resultados entre ambos equipos, que solo se han medido en las ediciones de 1982 y 2018. Ahora protagonizan la primera final única del certamen más importante del continente en la capital peruana.

River Plate vs. Flamengo | Horarios en el mundo:

14:00 horas - México

15:00 horas - Perú, Ecuador, Colombia, Estados Unidos (NY +1, Washington +1, Florida +1, Nevada -2, Denver -1)

16:00 horas - Venezuela, Bolivia, Paraguay

17:00 horas - Argentina, Uruguay, Brasil, Chile

20:00 horas - Reino Unido

21:00 horas - España, Alemania, Italia, Francia

Los dos primeros enfrentamientos coperos entre Flamengo y River Plate se dieron en el 82 por las semifinales del torneo, que en aquella época se disputaban como una segunda fase y en dos grupos, para que los ganadores de cada uno avanzaran a la final.

Flamengo era el campeón reinante y contaba en sus filas con astros como Leandro, Junior, Mozer, Marinho, Nunes, Lizo y Zico, la superestrella no solo del ‘Mengao’ sino del fútbol brasileño de ese tiempo.

La primera vez que se midieron fue el viernes 22 de octubre en el estadio Monumental de Buenos Aires y Flamengo ganó por goleada de 0-3 con anotaciones de Lico, Zico y Nunes.

En River descollaban figuras como Alberto Tarantini, Julio Olarticoechea, Reinaldo Merlo, Américo Gallego y el uruguayo Antonio el ‘Policía’ Alzamendi, pero era menospreciado tras haber perdido las finales de la Libertadores de 1966 y 1976.

El 2 de noviembre en el partido de vuelta Flamengo se impuso por 4-2 en el Maracaná de Río de Janeiro con tantos de Tita, Junior, Ronaldo Marques y Zico. Por el club argentino descontaron Alzamendi y Enzo Bulleri.

Pasaron 36 años para que ambos elencos se volvieran a enfrentar por la Libertadores, en la fase de grupos del torneo de 2018 y hubo sendos empates: 2-2 en el Maracaná y 0-0 en el Monumental. Los dos se clasificaron a octavos y el ‘Millo’ tuvo un final feliz al levantar el trofeo por cuarta vez.

La paternidad de Flamengo ante River Plate será puesta a prueba este sábado 23 de noviembre en el mejor escenario posible: la gran final por primera vez a partido único en los 60 años de la competición.

El camino de River Plate

Desde que en diciembre pasado el River Plate argentino levantase la cuarta Copa Libertadores de su historia frente al Boca Juniors en Madrid, los 'millonarios' tendrán este sábado la oportunidad de revalidar su título de campeón 349 días después y a casi 9.600 kilómetros de distancia, en Lima.

De vuelta al continente sudamericano con la Copa conquistada en aquella atípica final en España, el camino de River para repetir título comenzó precisamente en la capital peruana y luego le llevó a visitar también Chile, Brasil y Paraguay, con un rendimiento donde fue de menos a más.

Dio la casualidad de que a los ‘millonarios’ les tocó debutar en esta edición de la Libertadores como visitantes del Alianza Lima, con el que empataron 1-1 en el Estadio Nacional.

Los jugadores dirigidos por Marcelo Gallardo estuvieron a punto de comenzar con mal pie la defensa del título, pero lograron rescatar un punto en los últimos minutos del partido con un tanto de Cristian Ferreira, que neutralizó el gol inicial del joven peruano José Manzaneda.

Así iniciaba River su andadura en el Grupo A de la Copa Libertadores, donde estaba encuadrado con el Internacional de Porto Alegre y el Palestino, de Chile; además del Alianza.

Las alarmas se encendieron en Núñez cuando el conjunto bonaerense no pudo pasar del empate sin goles ante el Palestino en la segunda jornada de la fase de grupos.

Después visitó al Inter brasileño y allí sumó su tercer empate consecutivo al igualar 2-2, en un partido donde el equipo local se puso con dos goles de ventaja, pero los argentinos lo nivelaron con tantos de Lucas Pratto y el uruguayo Nicolás De la Cruz.

Esa reacción fue el punto de inflexión para River, pues luego encadenó dos triunfos consecutivos ante Alianza, por 3-0 con tantos de Matías Suárez, Lucas Martínez Quarta y De la Cruz; y por 0-2 contra el Palestino, con goles de Javier Pínola e Ignacio Fernández.

Con ello los ‘millonarios’ se aseguraron su clasificación para los octavos de final como segundos de grupo cuando aún les faltaba recibir al Inter en el Monumental de Buenos Aires, donde volvieron a empatar 2-2, gracias a un gol en los minutos finales de Pratto, que evitó el triunfo de los brasileños.

Los octavos, ante el Cruzeiro, volvieron a sacar el lado más gris de River, que no pudo pasar del empate sin goles en ambos partidos, lo que llevó la eliminatoria a la tanda de penaltis en Belo Horizonte, donde el portero Franco Armani se erigió como héroe del vigente campeón.

Ese fue el momento más crítico de ‘La Banda’ en la actual edición de la Libertadores, pues los cuartos de final contra el Cerro Porteño paraguayo los sorteó con mucha más solvencia.

River dejó muy encaminada la eliminatoria contra el equipo guaraní en el partido de ida, donde sacó una ventaja de 2-0 gracias a dos penaltis convertidos por el centrocampista Ignacio Fernández y el delantero colombiano Rafael Santos Borré.

En la vuelta en Asunción, un tempranero gol de Nelson Valdez para los locales metió mucha presión a los argentinos, que no respiraron tranquilos hasta que De la Cruz empató el encuentro con una soberbia volea en la segunda parte.

Las semifinales fueron una suerte de final adelantada contra Boca Juniors, su eterno rival, con el que se volvía a encontrar en la máxima competición continental menos de un año después de haberse impuesto en la final disputada en el estadio Santiago Bernabéu.

La eliminatoria contra los ‘xeneizes’ también se le puso rápidamente de cara a los ‘millonarios’ gracias a un tempranero penalti convertido por Santos Borré para que luego Fernández ampliara la ventaja hasta el 2-0.

El encuentro de vuelta en La Bombonera fue duro y Boca apretó desde el inicio pero solo pudo anotar cuando faltaban 11 minutos para el final, por medio del venezolano Jan Carlos Hurtado, sin que en los minutos restantes pudiera hacer el segundo gol que igualase la serie, lo que dejó servido el pase para la final a River.

Flamengo, 38 años después

Flamengo llegó el miércoles a Lima, la última estación donde acabará el sábado con una larguísima espera de 38 años para volver a jugar una final de la Copa Libertadores.

Desde que el ‘Mengão’ ganase en 1981 su primera y única Libertadores hasta el momento frente al Cobreloa chileno, el equipo con mayor número de seguidores en Brasil, estimados en unos 40 millones, inició una travesía por el desierto que duró casi cuatro décadas.

La casualidad hizo que Flamengo fuese a disputar la segunda final de Libertadores de su historia en el Estadio Nacional de Santiago de Chile, el mismo donde jugó la final anterior, pero la grave crisis social que atraviesa el país austral obligó a que se rompiese esa coincidencia y que el partido se celebre finalmente en la capital peruana.

Entre aquella final y esta otra, la Copa Mercosur conquistada en 1999 fue apenas un alivio pasajero y muy temporal para la voraz hambre de títulos del club carioca en su objetivo de ser uno de los hegemónicos del fútbol brasileño y sudamericano.

Numerosas estrellas brasileñas vistieron la camiseta rojinegra con el objetivo de emular a Zico, el capitán y máximo goleador histórico del Flamengo, que tuvo el honor de alzar la Copa Libertadores en 1981, pero todos los que vinieron después se quedaron lejos de conseguirlo hasta que llegó el equipo actual.

Es el caso de futbolistas como Romario, Bebeto, Sócrates, Ronaldinho y Adriano, pero también de destacados jugadores extranjeros como el peruano Paolo Guerrero.

Tampoco lo pudieron conseguir renombrados técnicos brasileños como Mário Zagallo, Vanderlei Luxemburgo, Paulo Autuori, Dorival Júnior, Mano Menezes o el colombiano Reinaldo Rueda.

Al final, Flamengo alcanzó su segunda final sin grandes estrellas pero con mucho talento, sobre todo en el ataque con Gabriel Barbosa y Bruno Henrique, y también con oficio, gracias a la experiencia de gente con trayectoria como el portero Diego Alves, a lo que se suma la pizarra del técnico portugués Jorge Jesus.

Sin embargo, la oportunidad de sumar su segunda Libertadores no solo se hizo esperar demasiado para el Flamengo sino que además tuvo que ver como en ese periodo hasta catorce Copas fueron conquistadas por clubes brasileños.

Cuando el Mengão fue campeón en 1981, solo el Cruzeiro y el Santos por partida doble habían levantado antes la Libertadores, lo que situó al conjunto equipo carioca como el tercer club brasileño en conquistar la Libertadores.

Sin embargo, a partir de entonces Gremio y Sao Paulo ganaron tres cada uno, Internacional de Porto Alegre dos, Cruzeiro y Santos sumaron una más cada uno, y también fueron campeones una vez Atlético Mineiro, Corinthians, Palmeiras y hasta el Vasco da Gama, el otro equipo de Río que también ha alzado la Libertadores.

Así, de ganar Flamengo a River, el club carioca empataría en número de títulos con el Inter y Cruzeiro y se quedaría a uno de Gremio, Sao Paulo y Santos.

Para alcanzar la final de Lima, el Flamengo tuvo que eliminar a dos de esos nueve campeones brasileños, que fueron Internacional y Gremio, los dos equipos de Porto Alegre, en los cuartos de final y las semifinales, respectivamente.

Con el equipo colorado dejó casi sentenciada la eliminatoria con un doblete de Bruno Henrique en el Maracaná, una ventaja que le permitió jugar con comodidad la vuelta en el Beira Rio, donde empató 1-1 gracias a un tanto de ‘Gabigol’ Barbosa.

Ante Gremio inició la serie de visitante con un nuevo 1-1, en un partido donde la victoria se le escapó en el último suspiro, para luego en el Maracaná arrasarlo por 5-0, con un doblete de ‘Gabigol’ y sendos tantos de Bruno Henrique y de los defensas centrales, tanto del español Pablo Marí como de Rodrigo Caio.

Antes de estas dos eliminatorias, Flamengo se había impuesto al Emelec ecuatoriano en los penaltis en los octavos de final y en la fase de grupos coincidió el Liga de Quito, el San José boliviano y el Peñarol uruguayo, otro campeón de Libertadores al que no le pudo ganar pero que finalmente quedó fuera de la competición.

Con información de EFE

También te puede interesar

No te pierdas