Sevilla empató 2-2 de visita contra Shakhtar por Europa League

El  arrancó hoy un valioso empate en casa del (2-2) en la ida de las semifinales de la Liga Europa, en la que los españoles sólo fueron mejores al principio y al final del partido.

De esta forma, el equipo dirigido por Unai Emery viaja a la capital andaluza con muchas posibilidades de clasificarse para la final de un torneo que ganó en cuatro ocasiones (2006, 2007, 2014 y 2015).

Debido a la guerra en el este de Ucrania, el partido se disputó en el oeste del país, Lvov, pero los ucranianos no parecieron acusar el exilio y pusieron en muchos aprietos a la defensa sevillista, especialmente en la última media hora del primer tiempo.

El técnico rumano Mircea Lucescu sorprendió durante parte del encuentro a Emery, pero ya no cuenta ni con la calidad de la plantilla ni con la pléyade de brasileños que se alzaran con la última edición de la Copa de la UEFA en 2009.

El caso es que el partido no pudo empezar mejor para los sevillistas, ya que a los cinco minutos se adelantó en el marcador por medio de Vitolo.

El francés Gameiro recibió el balón al borde del área y de primeras se la cedió al delantero español, que recortó magistralmente a Rakitskiy y batió por bajo al portero ucraniano.

Los "mineros" tardaron veinte minutos en tirar a puerta por medio de brasileño Marlos, pero su disparo centrado no puso en dificultades a Soria.

No obstante, el delantero del Shakhtar tendría más suerte poco después al aprovechar un garrafal fallo de marcaje de la defensa española, que estropeó todo el trabajo de los primeros veinte minutos.

Un pase de más de treinta metros de Rakitskiy dejó incomprensiblemente solo a Marlos, que tuvo incluso tiempo de bajar el balón con el pecho y no tuvo problemas en batir al portero español con un sutil golpeo con la zurda (min.23).

Ante la presión local, el Sevilla siguió reculando, lo que aprovechó el equipo local para poner en aprietos la portería defendida por Soria.

Marlos, que fue una pesadilla para la defensa andaluza durante toda la primera parte, creó de la nada el segundo gol tras un saque corto de córner.

Recortó magistralmente a su marcador y se sacó de la chistera un magnífico centro que fue rematado completamente solo por Stepanenko al borde del área pequeña (min.35).

El ucraniano Konoplyanka fue un reflejo de la impotencia de su equipo, que al final de la primera parte parecía noqueado sobre la lona, mientras el Shakhtar buscaba con ahínco el tercer gol.

Por eso, Emery se marchó visiblemente enfadado a los vestuarios, donde a buen seguro echó una buena reprimenda a sus jugadores, que salieron mucho más centrados en la segunda parte.

Con Banega como estandarte, el Sevilla recuperó el control del balón, aunque al principio no creó apenas ocasiones de gol para nivelar el marcador.

Emery perdió la paciencia y a los pocos minutos de la reanudación prefirió reforzar el centro del campo, por lo que retiró a Konoplyanka e introdujo al danés Krohn-Delhi.

Los españoles mejoraron ligeramente, pero sin llegar a dar la sensación de poder lograr el empate y, de hecho, Marlos pudo marcar con un disparo de rosca.

Pero este no era el día del Sevilla, ya que el danés se lastimó solo al girar en el centro del campo, en lo que parece una grave lesión en la rodilla por sus gestos de dolor y la cara de estupor de sus compañeros de equipo.

No obstante, esa desgracia pareció despertar al Sevilla en el último cuarto de hora, ya que Gameiro marcó tras adelantarse a Pyatov después de un buen centro desde la izquierda, aunque el árbitro anuló el gol por un fuera de juego muy dudoso.

A los 77 minutos de nuevo el francés recibió un preciso pase de Banega, pero cuando se disponía a marcar, el balón botó y su disparo salió desviado.

Tampoco tuvo suerte dos minutos después, cuando a portería vacía un defensa local le impidió marcar sobre la línea de gol, ante la desesperación de sus compañeros.

El gol del empate era cuestión de tiempo y fue Gameiro quien tuvo la oportunidad de resarcirse de sus fallos al marcar de penalti, después de que el argentino Ferreyra cayera en la trampa y derribara a un astuto Vitolo (min.81).

Los ucranianos no pudieron vengarse así de la dolorosa derrota sufrida en 2007 cuando el portero del Sevilla, Andrés Palop, marcó de cabeza en Donetsk en el tiempo de descuento, en una de las mayores proezas en la historia del club hispalense.

Ficha técnica:

2 - Shakhtar: Pyatov; Srna, Kucher, Rakitskiy, Izmaili; Stepanenko, Marlos (Bernard, min.91), Kovalenko, Tayson (Bellington, min.91); Malyshev y Ferreyra (Eduardo, min.91).

2 - Sevilla: David Soria; Ferreira, Carriço, Rami, Escudero; N'Zonzi, Krychowiak; Vitolo, Banega, Konoplyanka (Krohn-Delhi, min.59. Koke, min.72); y Gameiro.

Goles: 0-1, min.6: Vitolo. 1-1, min.23: Marlos. 2-1, min.35: Stepanenko. 2-2, min.81: Gameiro (penalti).

Árbitro: Szymon Marciniak (POL). Amonestó a Carriço, Krychowiak, Escudero, Srna y Mályshev.

Incidencias: partido de ida de las semifinales de la Liga Europa disputado en el Arena Lviv, oeste de Ucrania, ante 35.000 espectadores (lleno)

PREVIA

Shakhtar Donetsk y Sevilla afrontan esta tarde (2:05 p.m. por FOX Sports) el penúltimo asalto, en la ida de su semifinal de la Europa League, para estar en una nueva final del torneo, algo que ambos ya conocen y además con el honor de ser campeones: los ucranianos en 2009 y los españoles en cuatro ocasiones (2006, 2007, 2015 y 2016).

Vuelven a encontrarse estos dos equipos en la segunda competición continental después de la recordada eliminatoria de octavos de la entonces denominada Copa de la UEFA de la campaña 2006-07, en la que un gol de cabeza del portero Andrés Palop en el último minuto propició una prórroga que posteriormente sentenció el uruguayo Ernesto Chevantón (2-3) en un partido entonces disputado en Donetsk.

El rumano Mircea Lucescu era el entrenador de los ucranianos entonces y aún está al frente del Shakhtar Donetsk, por lo que se ha encargado de recordar esa fatalidad para su equipo, todo lo contrario que para el Sevilla, que accedió a la final y la ganó al Espanyol en Glasgow.

Shakhtar Donetsk sigue como uno de los estandartes del fútbol de su país, junto al Dinamo de Kiev, y llega fuerte a esta ronda e invicto desde que entró en el torneo rebotado de la Champions.

Ahora volverán a encontrarse otra vez con el Sevilla, también rebotado de la Champions y como en la anterior ocasión vigente campeón de torneo, aunque la gran diferencia es el escenario, pues el Shakhtar Donetsk no puede jugar en Donetsk por el conflicto bélico que vive el país y lo hace a unos mil kilómetros, en Lviv (Leópolis).

Una ciudad que ya conoce el club andaluz, pues se midió allí al Karpaty y le venció por 0-1 con Juande Ramos de entrenador en la Copa de la UEFA 2010-11, y un moderno estadio construido para la Eurocopa 2012 que se disputó en Ucrania, con capacidad para unos 35.000 espectadores.

Con esos antecedentes, el equipo dirigido ahora por Unai Emery llega con toda la ilusión en busca de efectuar un penúltimo esfuerzo para estar el 18 de mayo en la final de Basilea, una ciudad y un estadio que también ya conoció este curso al medirse al equipo suizo en los octavos de final.

El preparador guipuzcoano ha desplazado a casi toda su plantilla, salvo al extremo José Antonio Reyes, operado el martes de una apendicitis aguda; al portero portugués Antonio Alberto Bastos 'Beto', que no está inscrito para este torneo; y a otros dos por decisión técnica, el central argentino Federico Fazio y el lateral portugués Diogo Figueiras, ambos refuerzos en el mercado invernal.

Sí ha viajado el central argentino Nico Pareja, quien trabaja desde hace semanas con el grupo, aunque aún no tiene ritmo de competición tras la grave lesión de rodilla que sufrió hace un año.

También están en la expedición el central francés Adil Rami, quien se lesionó en El Molinón ante el Sporting el pasado miércoles; el extremo canario Víctor Machín 'Vitolo'; y el lateral izquierdo francés Benoit Tremoulinas, éstos dos ausentes en las últimas convocatorias por dolencias físicas.

La duda está en si algunos de estos 'tocados' llegará para estar en la noche de jueves para el partido o se quedarán entre los cuatro descartes que deberá efectuar Emery antes del choque.

Shakhtar Donetsk, por su parte, recibe al Sevilla en horas bajas, ya que acaba de perder la liga ucraniana ante el Dinamo Kiev, por lo que la Liga Europa es su tabla de salvación.

Consciente de la importancia del revés para el ánimo de sus pupilos, Lucescu ha intentado quitar hierro al reciente empate ante el Chernomorets que les hizo perder la carrera por el título.

Los 'mineros', que no levantan cabeza desde que se vieron obligados a disputar sus partidos en el exilio debido a la guerra en el Este del país, no han tenido reparos en ceder a los españoles la vitola de favorito, aunque se ha mostrado dispuestos a vengarse de la dolorosa derrota sufrida en 2007 ante el propio Sevilla.

Aún sobreviven de aquel partido los defensas internacionales Shevchuk y Kucher, que fueron titulares, mientras el croata Srna y el portero Pyatov no llegaron a saltar al campo.

Lucescu ha admitido que hubiera preferido enfrentarse al Liverpool, ya que los equipos españoles juegan un fútbol igual de técnico que el Shakhtar, en cuyo plantel militan ocho futbolistas brasileños.

Shakhtar Donetsk es fuerte en ataque con dos laterales ofensivos (Srna e Ismaili), dos brasileños de interiores (Marlos y Taison) y el argentino Facundo Ferreyra de jugador más adelantado, pero flojea en defensa, donde le falta contundencia.

Los ucranianos, que no podrán contar con dos de sus brasileños -Fred por amonestaciones y Azevedo por lesión-, ya saben lo que es jugar con un equipo español esta temporada, ya que cayeron ante el Real Madrid en los dos partidos disputados en la primera fase de la Liga de Campeones.

- Alineaciones probables:

Shakhtar Donetsk: Pyatov; Srna, Kucher, Rakitskiy, Izmaili; Stepanenko, Marlos, Kovalenko o Bernard, Tayson; Malyshev y Ferreyra.

Sevilla: David Soria; Coke, Carriço, Kolodziejczak, Escudero; N'Zonzi, Krychowiak; Vitolo o Krohn-Dehli, Éver Banega, Konoplyanka; y Gameiro.

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia).

Estadio: Arena Lviv.

EFE

LEE TAMBIÉN...