Un hecho gracioso se produjo en el primer tiempo del encuentro por la Supercopa de Bulgaria, cuando el equipo de Botev Plovdiv iba ganando por la mínima al Ludogorets.

El técnico Velislav Vutsov realizó un peculiar baile mientras celebraba, pero fue en vano porque su equipo cayó hacia el final por 1-3.

Captura de Internet