Redacción EC

Cuando todo parecía decidido para un nuevo triunfo de la , el técnico Andrea Mandorlini del  hizo un último cambio en su equipo que fue decisivo en el resultado final: a los 86’ envió al campo al argentino Juan Ignacio Gómez en reemplazo de Fabrizio Cacciatore y ocho minutos después el sudamericano provocó el enloquecido júbilo del entrenador y sus compañeros de equipo.

A los 94’, tras un centro desde la derecha, Juanito Gómez se elevó primero que todos y metió un frentazo que se coló en el arco de Gianluiggi Buffon. Ese fue que causó un festejo realmente desenfrenado del técnico Mandorlini de 53 años. Y no era para menos, un equipo modesto que ocupa el quinto lugar del Calcio italiano se agigantó ante el líder absoluto de la