El encuentro terminó empatado sin goles tras el episodio curioso. (Foto: captura de video)
El encuentro terminó empatado sin goles tras el episodio curioso. (Foto: captura de video)

Sergiu Arnautu, Lucian Marinescu y Derlis Mezza, jugadores del club Petrolul, quedarán marcados para toda la vida por la oportunidad que desperdiciaron este sábado ante Rapid de Bucarest en la segunda división del fútbol rumano.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Julio César Uribe: “Claudio Pizarro es el más goleador de todos”

Los tres asumieron la ejecución de un mismo penal y terminaron con otra cosa en común: fracasaron en el intento. La secuencia de fallos es viral en redes sociales e incluye el espectáculo del portero que atajó dos remates, con expulsión y rabieta incluida.

El Petrolul-Rapid pudo pasar al olvido, pero lo que sucedió a partir de los 65 minutos del duelo quedará grabado en la memoria de muchos, especialmente de los que estuvieron parados desde los doce pasos. Fueron más de cinco minutos de locura.

Todo empezó a cambiar tras un penal sancionado a favor de Petrolul, que ya había el complemento del compromiso en superioridad numérica por la expulsión de un jugador rival.

Arnautu se encargó del primera chance y el arquero Mihai Popa desvió el balón tras arrojarse a su derecha, pero la atajada fue anulada por un evidente adelantamiento del guardameta, quien terminó amonestado en la acción por reclamar de manera inapropiada.

Popa se puso nuevamente en la línea con rabia, volvió a tomar ventaja ilegal para contener el segundo disparo de Marinescu y vio la tarjeta roja cuando se preparaba para tratar de impedir el tercer intento para Petrolul.

Finalmente fue el turno de Mezza, quien mandó el esférico sobre el travesaño frente al reemplazante de Popa, Alexandru Tataru. Rapid de Bucarest supo aguantar los minutos restantes con nueve jugadores y rescató un empate.

MÁS EN DT...

NO DEJES DE VER

Mourinho felicitó a Son y Alderweireld durante una entrevista. (Video: ESPN)