Redacción EC

A los 111 minutos, Mauricio Montes anotó un golazo de cabeza que permitió a Alianza Lima remontar el partido en los suplementarios. Era festejo íntimo. Ya se sentían campeones.

Sin embargo, un minuto más tarde, Benjamín Ubierna anotó el empate 3-3 de manera inesperada, cuando los blanquiazules aún no habían culminado de celebrar.

Es una final emotiva, agónica, linda en el estadio Miguel Grau del Callao. San Martín juega con 10 hombres desde el primer tiempo.