"A Chemo del Solar no le iban a perdonar una", por Pedro Ortiz
"A Chemo del Solar no le iban a perdonar una", por Pedro Ortiz
Redacción EC

Luego del , cuando el partido se moría, probablemente muchos recordaron esto…

 

Y con razón. En las redes sociales Chemo del Solar ha sido blanco de innumerables críticas, algunas furibundas, como si no fuera el heredero forzoso de un equipo con respirador artificial. Pero esos son los tiempos actuales, esas son las reglas a las que es necesario atenerse,  sobre todo quienes deciden involucrarse en la aventura de ocupar uno de los puestos más peligrosos del mundo: entrenador de fútbol (y si lo es de un club grande, peor).

Cuando The Strongest empezó a manejar el partido a partir de su intensidad para el anticipo y su mejor juego por las bandas, se imponía un cambio en la mediacancha. Era hora del ingreso de un auxilio para Toñito o, mejor, un reemplazo, a fin de que las acciones se desarrollaran lo más lejos posible del área propia. Chemo hizo la misma lectura, pero adoptó otra fórmula: optó por meter dos extremos, primero Torres y luego Olascuaga. El objetivo era  detener a la visita en su propia cancha y recuperar la vocación ofensiva. El remedio no resultó y el empate, que se caía de maduro, llegó sobre el final. Errores de ubicación -defensores plantados como árboles centenarios- y otros de tipo individual (en el segundo, creo que Carvallo pudo hacer algo más), que, sin embargo, libra a Universitario de la vergüenza de acabar esta campaña copera sin puntos que sumar.

LEE EL POST COMPLETO EN EL BLOG TRINCHERA CREMA