Redacción EC

El plantel brasileño del no solo se fue molesto de Huancayo por la , sino también por los gritos racistas que hubo en el estadio en contra de su jugador Tinga, a quien el público hostigó con gritos similares a los de un mono.

El cuadro brasileño se quejó ante la Conmebol, por lo que alguna sanción puede haber en contra del . "Jugué cuatro años en Alemania y nunca he experimentado esto y sucede en un país lleno de mezclas. Hay que trabajar para la igualdad y el respeto de las razas y clases", aseguró el jugador a Radio Globo de Brasil.

"Lo que hicieron con Tinga es una cobardía. Es un revés a la humanidad. Acá no debería existir el fútbol", dijo Alexandre Mattos, director deportivo del Cruzeiro.

La Conmebol verá este hecho y determinará si sanciona o no al Garcilaso.