Día del trabajo: así lo vive un futbolista del torneo peruano
Día del trabajo: así lo vive un futbolista del torneo peruano
Redacción EC

HORACIO ZIMMERMANN 

En el día del trabajo la rutina de un futbolista del torneo peruano no sufre mayores variaciones. Todo empieza en el momento que se levanta. En el caso de Paulo Albarracín, volante de Alianza Lima, a las siete de la mañana. Dos huevos fritos con leche son parte de su desayuno cotidiano antes de partir rumbo a Matute para entrenar con el equipo principal de La Victoria a las 8 a.m.

“Nosotros no tenemos descanso”, dice el también mediocampista de la selección peruana en declaraciones a Deporte Total. Debido a que el sábado hay un partido de carácter importantísimo (frente a Sporting Cristal en el Estadio Nacional), el trabajo tiene la misma intensidad de cualquier otro día. Trote, trabajó físico, táctica con y sin el balón, dependiendo a lo que requiera el técnico.

La atención a la prensa después de cada entrenamiento es una rutina que el futbolista del torneo peruano tiene entre sus obligaciones. Hoy, por ejemplo, Albarracín dio conferencia en el estadio íntimo. ¿El tema de conversación con los periodistas? La lesión que ha superado y el partido ante Cristal. Luego de algunos minutos, vuelve a casa para después visitar a su familia en el Callao.

El almuerzo, como no puede ser de otra manera en el primer puerto: un cebiche. El resto de las horas transcurre entre el afecto de sus seres más queridos y el deseo de jugar el partido del sábado. No hay entrenamiento por la tarde por decisión de Guillermo Sanguinetti, entrenador de la escuadra íntima, aunque un poco de gimnasio sirve para mantener en forma los músculos. Es parte del entrenamiento particular y decisión de cada uno.

En la noche, finalmente, Albarracín saldrá a pasear junto a su hijo, Xavi. "Quizás a los juegos", nos dice. Luego toca el descanso, durante gran parte de lo que resta del día para dormir a las 11 de la noche y prepetir, al día siguiente, la rutina de todas las mañana: despertar temprano para ir a entrenar.