‘Guti’: “Comizzo me dijo que podía aportar en la 'U'"
‘Guti’: “Comizzo me dijo que podía aportar en la 'U'"

HORACIO ZIMMERMANN

Juan Diego Gutiérrez interesó a la ‘U’ tras disputar 33 de los 44 partidos con la San Martín que salvó la categoría el 2013. El delantero de 21 años presentó su renuncia a la institución de Santa Anita el pasado 2 de enero y hoy está por enfrascarse en un lío legal para desligarse y fichar por otro club. Deporte Total conversó con ‘Guti’ para conocer por qué decidió despojarse el uniforme santo y de aquella charla ocasional que tuvo con el técnico Ángel Comizzo en un restaurante capitalino.

¿Tuviste un acuerdo de palabra con Jorge Ureña (director general de administración de la San Martín) para abandonar el equipo?

Exacto. El tema fue así: yo no tenía ninguna intención de renovar porque no estaba contento en la San Martín. Ellos me comenzaron a decir que renueve, pero yo les dije que no quería hacerlo. Ahí es cuando él me dice que renueve (algo que acepto, finalmente) y que en el momento que yo me quisiera ir no iba a tener ningún problema porque ellos no quieren a nadie descontento en el club, y que tenía las puertas abiertas para irme donde quiera, y  que tampoco me iban a cortar las alas si había una oferta mejor.

¿Este acuerdo, como dices, estaba única y exclusivamente condicionado a una oferta del extranjero, o podía ser una oferta local? ¿Se especificó ese detalle?

No, nunca se especificó. ¿Por qué? Porque en ese momento yo no estaba contento en la San Martín y quería salir a donde sea. Él (Ureña) me dijo textualmente: "Cuando tú te quieras ir o no estés contento te vas a ir. Nosotros no le cerramos las puertas a nadie". Y yo me quedé con eso.

¿Y nunca más hablaron sobre el tema?

Después de esa reunión tuvimos dos más. Yo las utilicé para aclarar ese punto en particular. Yo ya había firmado (la renovación) y pedí otra reunión para aclarar el tema. Quería dejar totalmente claro por última vez de que en el momento que quisiera irme, iba a poder hacerlo sin problema. Obviamente debí ponerlo por escrito, pero se negaron porque dijeron que no era necesario.

¿En qué momento se dio este acuerdo?

Eso fue aproximadamente en febrero del 2013. Yo tenía contrato hasta diciembre de ese año y ahí, cuando llegamos a este acuerdo verbal, renové hasta diciembre de 2014.

¿Nunca más volviste a hablar con Ureña de este tema?

Sí. Finalizando el 2013 le expresé mi deseo de hacer realidad este acuerdo verbal que teníamos. Él aceptó que habíamos acordado esto. Le dije que no estaba contento y él, en ese momento, me dijo que ya no tomaba esa decisión, sino que lo veían los dirigentes.

¿No te apresuraste en firmar la renovación? Es decir, podrías haber colocado una cláusula en el contrato para que ahora no tuvieras este problema, ¿no?

No, porque no tuve otra solución. No fue que firmé el mismo día, estuve como dos semanas hablando de ese tema. Me reuní tres veces con Ureña y él me dio su palabra. Simplemente tuve que creer en la palabra de ellos porque supuestamente no son dirigentes del montón, son gente que dirige instituciones muy grandes, que tienen que dar el ejemplo a los alumnos a nivel nacional.

¿Y por qué no estabas contento en la San Martín?

No me sentía cómodo por cómo venían las cosas, no me sentía cómodo con mi sueldo ni cómo nos estaba yendo. Me sentía incómodo.

¿No pasó nada con el club, algún cortocircuito que la gente no sepa?

No, para nada. Era incomodidad. Deportivamente no me sentía cómodo en el club.

Desde el 2013 se habla de que la ‘U’ estaba interesada en contratarte. ¿Sufriste algún tipo de problema por este tema dentro del club?

Por lo menos los compañeros (jugadores) me hacían bromas, pero las tomaba bien. El comando técnico se portó 10 puntos conmigo, me trataron de la mejor manera. Por ahí tuve algún altercado con gente administrativa, pero son temas personales que no quiero tocar más.

¿Por qué tomas la decisión de renunciar a la San Martín, pese a tener contrato hasta fin de año?

Previamente intenté innumerables veces reunirme con los directivos, llamé a la secretaría del señor Ureña y del señor Bao para que consideren tener una reunión. Como nunca me la dieron, tuve que presentar una carta en la que exponía que quería reunirme. Quince días después no hubo respuesta. Al no encontrarla, presenté mi carta de renuncia (2 de enero del 2014) porque no tenían ninguna intención de dialogar conmigo y llegar a un acuerdo.

¿Tu renuncia, al margen de si estabas o no contento, tiene que ver con el interés de Universitario de Deportes de contratarte?

Esto va más allá de la ‘U’, esto es un tema mío, de tener dignidad y palabra. Yo no soy una persona del montón que se deja pisotear por cualquiera. No me siento menos que nadie, tengo una buena educación y yo voy hacer respetar ese acuerdo verbal porque soy una persona con valores.

¿Y hoy tu intención cuál es? ¿Jugar en la ‘U’?

Yo tenía planificado para mi carrera profesional jugar en un equipo grande. Y qué mejor que en la ‘U’ que es el equipo del cual soy hincha desde chico. Siempre soñé jugar en la ‘U’, pero ellos no me hicieron ninguna oferta formal porque yo tenía contrato. Ellos solamente preguntaron por mí a la San Martín. No pude tener ningún contacto con ellos porque la ‘U’ tiene la política de no conversar con jugadores que tengan contrato vigente. Pero sí, tengo toda esa intención. Si el interés de la ‘U’ persiste, si es real en estos momentos, sí, quiero jugar en la ‘U’.

¿Es cierto que tuviste la oportunidad de irte a mitad del 2013 al extranjero y no lo hiciste por quedarte a luchar el descenso con la San Martín?

Sí, hablé con mi representante, tenía una propuesta de la segunda división de España pero hasta ese momento me sentí comprometido con el club y agradecido por todo lo que me había dado. Yo sentía que tenía que devolverle algo, y ese algo era terminar bien el año salvando el descenso.

¿Tenía la San Martín conocimiento de esta opción?

No, ni siquiera lo hablamos. Esto me lo comentó mi representante y yo le dije que tenía un compromiso personal con la San Martín y no podía irme en una situación así.

¿Cuál es tu opinión sobre la San Martín?

Te soy sincero, estoy agradecido con el club porque me formó, he estado siete años ahí, por permitirme debutar en Primera. Agradecido también con los dirigentes y con Álvaro Barco que en su momento me ayudó. Siento que he dado todo por la camiseta de la San Martín y que es momento de crecer y de cambiar de aires. Yo lo único que quiero es que se respete el compromiso que se tuvo conmigo, porque para mí los acuerdos verbales valen mucho.

¿Hoy, nadie te habló para ir a otro equipo?

Justamente ahora me enteré de algunas posibilidades que tengo. Una en Sudamérica y otra acá, nacional. Las voy analizar, pero si el interés de la ‘U’ sigue, tiene la prioridad.

¿Nunca hablaste con algún dirigente de la ‘U’, con jugadores, el comando técnico?

Hablé una vez con Comizzo, el entrenador, pero no fue un encuentro arreglado. Estaba almorzando con mi familia en un restaurante y de casualidad me lo crucé. No voy a mentir, conversamos un rato, intercambiamos ideas, y nada más.

¿En esa conversación Comizzo te dijo algo sobre la posibilidad de que vayas a la ‘U’?

Hablamos y él me dijo que podía aportar al equipo, pero nada más, no pudimos hablar mucho.