Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Fútbol peruano

Juan Reynoso y el día que salvó de morir en Fokker de Alianza

Hace 27 años Juan Reynoso se quedó en Lima y no viajó con el plantel dirigido por Marcos Calderón

Juan Reynoso y el día que salvó de morir en Fokker de Alianza

Juan Reynoso y el día que salvó de morir en Fokker de Alianza

El 7 de diciembre de 1987 una lesión lo obligó a quedarse en Lima. Juan Reynoso estaba a punto de cumplir 17 años, pero una dolencia en el muslo hizo que el joven defensor de Alianza Lima se pierda el partido ante el Deportivo Pucallpa. Esa fue la única razón por la que no viajó con el plantel que dirigía Marcos Calderón.

Juan Reynoso era una joven promesa en el equipo liderado por ‘Pechito’ Farfán, ‘Caíco’ Gonzáles Ganoza, Luis ‘Potrillo’ Escobar y Pacho Bustamante. Reynoso no era titular, pero jugaba tanto de zaguero central como volante de contención y ya se le vislumbraba un perfil de líder.  

Luego de vencer al Deportivo Pucallpa en esa ciudad, el 8 de diciembre la delegación tomó un chárter (el Fokker AE27 de la Marina de Guerra) rumbo a Lima. El avión nunca llegó a su destino y el mar de Ventanilla se llevó a la delegación completa, incluyendo a hinchas de la tribuna oriente que habían sido invitados para ese partido. El único sobreviviente del episodio, el piloto Edilberto Villar Molina, nunca ha hablado sobre el hecho. El informe de la Marina de Guerra sobre aquel accidente permaneció oculto hasta el 2006, cuando un informe periodístico reveló negligencia de parte del piloto y el copiloto.

Una tarde Reynoso se despidió de sus compañeros y no los vio retornar nunca más. El actual técnico del FBC Melgar ha convivido los últimos 27 años con el dolor de aquella tragedia, la misma que enlutó a todo el país.  

Tags Relacionados:

Juan Reynoso

Alianza Lima

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada