Luis Fernando Suárez: Cinco historias sobre su pasado en Perú
Luis Fernando Suárez: Cinco historias sobre su pasado en Perú
Redacción EC

¿Le fue bien en Aurich? No fue campeón, si quieren una respuesta directa. La influencia de en su paso por el Perú (2009-10) tiene que ver con cómo potenció jugadores que queríamos jubilar (Manco, Guizasola, Ascoy). Además, es un técnico mundialista, un lujo para un país que ve las Copas del Mundo por cable. Así le fue en el Juan Aurich el tiempo en que lo dirigió. Aquí cinco historias de ese pasado que hoy lo lleva a Universitario.

1. LO QUISO ALIANZA Y CRISTAL

Tras dirigir a Ecuador en Alemania 2006, era un técnico cotizado. Un sueño casi. Fue postulado a Videna y también a dos de los clubes más importantes del país: Alianza pasaba una de las peores crisis de los últimos años y en el 2008, vía Rolando Sánchez (Q.E.P.D.) lo contactaron. Fue el año en que se salvaron del descenso. Un año después, desde el Rímac lo llamaron: “Estaba trabajando en Colombia y les dije no”. Dirigía Oblitas. El tiempo y la experiencia pos-Aurich 2010 coincidieron esta vez: Suárez firmó por la ‘U’ dos años.

2. LA RELACIÓN CON MANCO

Era Manco y lo declararon cojo. Vamos, lo declaramos. A nadie le gustó la vuelta de Reimond Manco al Aurich, tras un olvidable paso por el PSV y el Willem II de Holanda. Tenía 18 años pero ya era un hombre casado. Decían que le gustaba la noche. Se había creído la chapa: ‘Rei’.

Hasta que llegó Suárez al ‘Ciclón’ y las cosas para Manco cambiaron. Al inicio, la relación fue distante. Luego Manco entendió que había que modificar algunas conductas y el técnico sugirió medidas para el jugador: casa en Santa Victoria, una zona exclusiva de Chiclayo, por ejemplo. Después, todo fluyó: Manco fue brillante en esa primera fase de la Libertadores 2010. Hasta hoy. Por recomendación del entrenador, Aurich compró el pase a Holanda. se fue a finales del 2010 y Manco también.

3. EL VERSUS CON OVIEDO

La historia fue así, la cuentan un par de testigos. Suárez trabajaba en el colegio Los Algarrobos, donde todo es paz: está frente a un cementerio. El silencio solo se rompía con las órdenes del técnico. Entonces llegó Edwin Oviedo, el poderoso hombre detrás del nuevo ‘Ciclón’, y preguntó por algunos trabajos, un par de jugadores, y métodos de entrenamiento. Preguntaba con legítimo e inocente derecho: era el presidente y su apuesta, millonaria. Suárez le contestó veloz, según cuentan dos testigos: “presidente, si quiere le doy mi silbato y usted dirige”. No hubo más discusiones. El técnico marcó su territorio y el ‘zar’ entendió el mensaje. Luego, todo fue felicidad.

4. LA DISCIPLINA Y LA NOCHE

Apenas pisó Chiclayo, fue claro: “La disciplina la manejo yo”. Su equipo fue la prueba y la Copa la cima de su campaña. En público, con los periodistas, fue muy crítico. Desde “el jugador peruano desperdicia su talento” hasta la famosa frase “al peruano le gusta más la foto de sociales, del sábado por la noche, que la del lunes, cuando sale jugando”. Con ese mensaje, en realidad, reivindicaba una prédica que lo ha llevado a dos mundiales: el fútbol sin rigor ni disciplina, no funciona.

5. TEJADA, SU GRAN FICHAJE

El primer jugador extranjero que pidió para la Libertadores 2010 fue el panameño Luis Tejada, conocido en Lima apenas por los resúmenes de 1 minuto que pasaba Fox de la Copa de Oro de la Concacaf. LF lo conocía de Colombia. La negociación, liderada por Oviedo, consiguió que el ‘9’ llegara por 7 mil dólares. “Confíe en mí, presidente”, le dijo a Oviedo. En el 2011, el ‘Pana’ fue goleador y extranjero del año. Llamaron de Colombia y de México. Oviedo envió a su gerente, César Vento –el exitoso hombre tras Bolívar– quien negoció con Toluca por una cifra récord: US$1,25 millones. La apuesta de Suárez había funcionado. Aurich daba un golpe. El fútbol se gana en la cancha, pero también fuera de ella.

No te pierdas