Redacción EC

 se estrenó frente a su público con una victoria 1-0 ante Fénix de Uruguay con gol de Christian Cueva. En el estadio Alejandro Villanueva se vivió una fiesta en la presentación que se trasladó solo por momentos al campo de juego.

Alianza Lima inició las acciones prácticamente con el once que cerró el 2014. Las únicas novedades fueron Marcos Miers en defensa y Willyan Mimbela por el lado izquierdo.

El equipo de Guillermo Sanguinetti no hizo un buen partido y generó poco durante los noventa minutos. Alianza Lima no sufrió en defensa pero tampocó se asoció en ofensiva, en donde careció de profundidad. La más clara de la primera mitad fue un cabezazo de Mauro Guevgeozián que el arquero del Fénix desvió al tiro de esquina.  

Además, el Fénix llegó a Lima a jugar su partido. Desde la primera acción, los uruguayos salieron imponer fuerza en cada balón dividido y en la marca. Tal fue la rudeza de los charrúas que a los 42' del primer tiempo Cavallini salió expulsado por una falta a Guizasola. El mismo delantero había recibido una amarilla por un codazo a Míguez.

En el complemento, Sanguinetti realizó varios cambios, uno de ellos fue el ingreso de Christian Cueva. El volante anotó el único gol del triunfo de Alianza Lima a los 63 minutos con un remate rasante de derecha desde fuera del área.

Después del gol de Cueva, Fénix se quedó con nueve futbolistas por la expulsión de Gabrielli. El uruguayo le dio una patada al autor del tanto blanquiazul. La acción generó una grezca en la que Julio Landauri también vio la roja.

Sobre el final Gabriel Costa casi marca el segundo tras una buena combinación entre Trujillo y Cueva. El arquero de Fénix evitó el tanto. Con un jugador más, Alianza Lima manejó el balón esperando la conclusión del partido.   

De los refuerzos íntimos, el que mejor imagen dejó Mimbela, quien durante el primer tiempo fue el que más destacó. Miers en defensa cumplió aunque Fénix no generó mayor peligro.

Ahora Alianza Lima deberá pensar en el duelo del próximo miércoles ante Huracán por la primera fase de la Copa Libertadores. Los íntimos jugarán ese encuentro sin público debido a un castigo que arrastran desde la Copa Sudamericana 2014.