"A pensar el voto", por Carlos Univazo
"A pensar el voto", por Carlos Univazo
Redacción EC

CARLOS UNIVAZO

Aunque dicen que ya no postula, lo que resulta una mala noticia para algunos, como la muerte de un padre o del tío que da propinas, lo cierto es que la final del campeonato poco falta que se termine jugando en la pista, con arcos de piedritas y goles rodaditos. El ministro Urresti no va a sacar a Burga de la FPF con lo que está haciendo, claro, pero si los clubes siguen votando por él este 18 ya podrán jugar sus partidos hasta en las Videnitas porque canchas con tribuna es lo que menos van a necesitar. Los que fingen ser de oposición, pero cada 4 años respaldan a muerte en las urnas la actual gestión, ya no saben qué hacer, están más deprimidos que Sanguinetti cuando Cueva le comunicó: “Yo, en esa posición, no juego”.

Claro, decir que el Estado no facilita policías al fútbol para hostilizar a la FPF puede ser una ligereza, no hay pruebas, nadie en el Gobierno dijo eso. Es como si yo afirmara que hay elecciones donde los votos se arreglan con un pollo a la brasa o una computadora (si el elector es más sofisticado, puede ser con una cesión de sponsoría), sería antojadizo. Parece que es así, parece nomás.

Parece también, es solo una percepción, que el Gobierno está esperando las elecciones del 18 para ver si radicaliza o flexibiliza su posición, dependiendo de quién gane. Si sigue el mismo 4 años más, partidos vamos a tener casi siempre, pero van a tener que jugar en poblaciones rurales para que los cuiden los ronderos. ¿Que el fútbol debe elegir autoridades de modo autónomo? Quizá, pero muchos de los escasos votantes que decidieron durante años los comicios se ríen de la opinión pública pensando personal o corporativamente en la tajada que pueden sacarle a la torta. Hay algunos que lo están empezando a pagar. Ah, pero todo ajustado a ley, bien fundamentado (la seguridad en las calles es más importante, ¿verdad?) y, sobre todo, sin colisionar con nuestros amigos de la FIFA, eso es lo más lindo de todo.

LEE TAMBIÉN...

No te pierdas

No te pierdas