La alarma llegó desde el mismo Chile. En el diario La Tercera de ese país afirmaron que la Universidad de Chile no tenía entre sus prioridades a Paolo Hurtado y que los verdaderos motivos del viaje de Guillermo Alarcón con miembros de su junta directiva era “la venta de Alianza Lima”. Una afirmación rotunda y que debería ser aclarada.

Alarcón viene a Chile por la venta del club Alianza. Lo de Hurtado no es tan así como dicen, comentó el diario de acuerdo a sus fuentes de Azul Azul.

El socio Fernando Farah, del grupo opositor Alianza por el Cambio, dijo que esta supuesta venta es inviable porque “este tipo de decisiones debe pasar por la asamblea de socios”.

“Tenemos conocimiento que hace meses Alarcón está tratando de vender el club a un grupo inversor de Chile y él se encargaría del manejo de la parte futbolística. Pero nosotros estamos tranquilos porque todo lo que hace carece de validez porque está actuando de manera ilegal al frente del club”, puntualizó.

Lo que sí existe es una relación entre la directiva blanquiazul y el grupo mexicano Pegaso, el cual podría administrar los fondos del club en el corto plazo, si los socios lo aprueban.

La Universidad de Chile también es administrada por una empresa, de nombre Azul Azul, la cual está ligada al Grupo Pegaso. A través de esta última, Alianza ha organizado su pretemporada en La Serena y los partidos amistosos que sostendrá en el país del sur.