"Roberto Chale: ver para creer", por David Hidalgo Jiménez
"Roberto Chale: ver para creer", por David Hidalgo Jiménez
David Hidalgo Jiménez

contó que en la mañana de su primer día como técnico de Universitario le pidió a su esposa que lo pellizque, porque no lo podía creer. Con todo respeto, yo tampoco. Ver a un ídolo retirado de la actividad de Primera División hace 10 años otra vez como técnico crema y que pensó “que ya había colgado los chimpunes”, tal como me dijo el martes, resultaba increíble.

En este ‘fenómeno de El Niño’ apareció Mifflin una vez más para jugar en pared con su compadre y le recordó que Ferguson dirigió en Europa hasta los 70 años, pero el detalle es que el escocés tuvo 20 años de actividad ininterrumpida. Por el bien de la ‘U’ y por estas 15 finales que los separan de la muerte –o el descenso, que es lo mismo–, prefiero pensar que ese importante porcentaje que lo apoya tiene la razón, que Chale vuelve como dijo ayer: “¡Como un tipo de 40!”.

En esta ola de incredulidad, un hombre de 68 años también tiene derecho de demostrar que puede volver a nacer en el club que ama. Eso sí, necesita saber que, en el fútbol de hoy, cada vez más ultraprofesional y con comandos técnicos que son un ejército de trabajo, no solo alcanza con picardía y astucia. Por eso espero que el buen Roberto no haya perdido su plus como entrenador: esa capacidad de saber leer los partidos y que le dio triunfos y títulos. Esa misma que ya es una victoria. Lo otro, tiene que sumarlo sí o sí.

LEE TAMBIÉN...