Roberto Martínez: los detalles de su pelea con Markarián
Roberto Martínez: los detalles de su pelea con Markarián
Redacción EC

POR: DANIEL PEREDO

9 de setiembre, 1995

Universitario y Torino igualaron 0 a 0 en un discreto partido en el Nacional. El capitán de la ‘U’, Roberto Martínez, recibió su quinta amarilla y quedó suspendido para la siguiente fecha en Cerro de Pasco ante Unión Minas. Antes del encuentro, el técnico Sergio Markarián y el dirigente Hernán Narvarte le comunicaron a Martínez que, a pesar de la inhabilitación, debía acompañar al plantel. Roberto aceptó, aunque en el último entrenamiento antes de viajar a Pasco decidió cambiar de opinión por el delicado estado de salud de su madre. Lo quisieron obligar a ir de todas maneras, pero el futbolista se quedó acompañando a su mamá. A Martínez le molestaba que algunos no creyeran el difícil momento que pasaba su familia.

La ‘U’ ganó en Cerro de Pasco 2-1 y luego recibió en el Lolo Fernández a Juan Aurich. Markarián se reunió con Martínez antes de la concentración.

--Roberto, voy a mantener la alineación de Cerro de Pasco, el equipo ganó y no hay motivos para cambiar.

--Está bien, Sergio, pero no me lleves al banco, no estoy anímicamente bien por el estado de mi mamá.

Markarián no lo puso ni de suplente y Aurich dio la sorpresa 2-1 con goles de Raúl Hurtado. Al final del partido, el DT, consultado por la ausencia del capitán, respondió que no estaba bien físicamente. Por su parte, el jugador explicó a los medios que no jugó porque el entrenador quiso mantener el once que triunfó en la altura. Roberto reapareció con León de visita. Fue goleada 3-0 y marcó de tiro libre. A la mañana siguiente, todavía en Huánuco porque el retorno estaba previsto para la tarde, recibió una llamada desde Lima y se embarcó de emergencia en una avioneta con el ‘Puma’ Carranza y el doctor Alva. Demasiado tarde. Su madre había fallecido de madrugada. Martínez quedó bastante resentido con Sergio Markarián y Hernán Narvarte y les pidió que, de ninguna manera, los quería ver en el velorio de su mamá. A los pocos días, el auto de Narvarte, una camioneta del año, fue siniestrada en el Lolo Fernández. El dirigente siempre pensó que Roberto tuvo que ver.