Nuevas rutinas han experimentado los jugadores Universitario antes de iniciar los entrenamientos, entre ellas, sufrir un ‘picotón’ en el dedo, para que una prueba serológica le niegue el ingreso al campo al COVID-19, además de abundantes chorros de alcohol en las manos. Aunque al final todo ha valido la pena para que los cremas se reencuentren con aquella sensación de correr sobre césped y sentir nuevamente el peso del balón en sus pies.

MIRA: No hay un ‘1′ entre Guardiola y Klopp

Desde la nueve de la mañana los jugadores de Universitario no solo se sometieron al control de su temperatura, para ingresar al Club Árabe Palestino, sino que tuvieron que esperar su turno para someterse a la ‘prueba rápida’. 15 minutos después estaban con la ropa puesta dispuestos a iniciar los trabajos previo a una dosis generosa de alcohol en gel antes de ingresar al campo.

El personal de campo, con mascarillas y guantes desinfectaron los botines antes y después de los entrenamientos y el mismo tratamiento recibieron las pelotas, conos y las estacas con las que se realizaron los primeros trabajos físicos. Representantes del Ministerio de Salud supervisaron los protocolos del cuadro crema que ha cumplido satisfactoriamente la vuelta a los entrenamientos.

MIRA: “El club se ha visto en la obligación de firmar la declaración jurada que exige la FPF”

Las grandes ausencias fueron los jugadores uruguayos: Luis Urruti, Federico Alonzo y Jonathan Dos Santos, quienes permanecen en un hotel de San Isidro, terminando la cuarentena y la espera de las pruebas moleculares las que fueron sometidos. Asimismo se conoció que Ángel Comizzo arribaría a nuestra capital este viernes en un vuelo humanitario y tras someterse a los testeos para COVID-19 se sometería a una cuarentena de dos semanas.

MÁS EN DT...

NO DEJES DE VER