Universitario de Deportes: desaprobado en las matemáticas
Universitario de Deportes: desaprobado en las matemáticas
Jasson Curi Chang

Seis puntos en la tabla del Torneo de Verano 2017, decenas de problemas por resolver y tres asistentes que gritan pero no dirigen, que alinean pero no plantean, que no arreglan el desastre. La foto de marzo no es tan distinta a como terminó febrero en Campo Mar. Indago, busco, escarbo y pregunto cuál fue el principio de la debacle en Universitario de Deportes y todas las respuestas apuntan a dos ausencias. El grande perdió a sus enanos y el circo se quedó sin show de goles. Hasta mediados del año pasado, la ‘U’ de Chale –con este mismo comando técnico– había ganado el Apertura y aportaba hasta seis jugadores a la selección que viajó a la Copa América Centenario. El precio de los buenos resultados en el torneo local más la exposición en el certamen continental se pagó a la vuelta de Estados Unidos. Por Ruidíaz, el Morelia vino de inmediato en julio del 2016. Mientras que por Flores, el Aalborg tardó hasta agosto, pero lo fichó finalmente. Desde entonces, la ‘U’ resistió porque tenía a Trauco en el equipo, porque Guastavino podía sacar un riflazo para ganar un partido o porque Gómez parecía la solución en ataque. Con Rengifo enchufado hasta fin de año, los cremas jugaron los playoffs y se quedaron en semifinales. 

Para este año, la administración mostró sus credenciales y fichó de lo mejor. Sin embargo, algo estaba quebrado dentro del grupo y con la eliminación de la Copa Libertadores se terminó de romper. No es culpa de Chale tener que delegar la responsabilidad de la dirección técnica mientras se recupera de una operación. Los verdaderos culpables somos todos. La prensa por pensar que Vargas puede liderar con ejemplo al plantel dentro y fuera de la cancha. Los barrabravas que quieren solucionar los problemas metiendo presión y visitando los entrenamientos sin permiso. La administración por no dar un golpe de autoridad con cambios urgentes. Y el comando técnico de los asistentes. Carranza, Maldonado y Cantoro están manchando su pasado crema con una pésima conducción del equipo. Insistir con jugadores discretos, no dar la oportunidad a todo el plantel y no tener planteamientos sólidos en el Torneo de Verano es algo que la historia se encargará de no olvidar. 

—El técnico—

Con Chale fuera hasta que se recupere totalmente de su intervención –no le darán el alta médica para volver a dirigir al menos en tres meses–, sus asistentes han sumado en el torneo local dos derrotas, dos empates y apenas un triunfo. Seis goles en contra, tres a favor. Y equipos titulares que no se han repetido en fechas consecutivas, ya sea por expulsiones o lesionados. En nombres, encontramos un plantel fuerte en Ate. ¿Entonces dónde está el problema? ¿Qué tipo de técnico exige el momento de la ‘U’? Tirar apellidos como Carrasco, Gallego, Sanvicente o Soso no hace más que llenar de humo el panorama. El entrenador de la ‘U’ tiene que llegar con los mismos cojones con los que Chale asumió al equipo en setiembre del 2015. La búsqueda debe ser implacable. Un entrenador que trabaje sin descanso más allá de la arenga populista. 

—Defensa, medio y ataque—

Basta con mirar las estadísticas de la ADFP en el partido contra Comerciantes Unidos para dar cuenta de lo mal que juega la ‘U’. ¿Disparos totales? Fueron seis: tres arco y un gol mal anulado. Cinco faltas, tres amarillas, dos tiros de esquina; es decir, poca resistencia a la crítica. En Cutervo, los cremas dieron 177 pases correctos y el local, 257 en total. Apenas robaron 6 balones, mientras que Comerciantes lo hizo 39 veces. Las preferencias por uno u otro jugador también afectan al equipo. Insistir con Cáceda, elegir a Estrada, decidirse por Galliquio es más que cuestionable cuando en el banco están esperando una chance Raúl Fernández, Corzo o Schuler, entre otros. 

Mañana en Huancayo hay que poner la cara. Luego habrá un receso por las Eliminatorias y, después, el clásico. Se esperan nuevos vientos en Ate aunque hoy el mensaje de la administración crema es que no habrá cambio de comando técnico. Al menos hasta después del choque con Alianza el 1 de abril. Ahí se empezará a evaluar seriamente para determinar si hay cambio de timón en el Apertura.

LEE TAMBIÉN...