Iker Casillas anunció su candidatura a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol. (Foto: AFP)
Iker Casillas anunció su candidatura a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol. (Foto: AFP)
Eliezer Benedetti

La edad nunca fue impedimento para que Iker Casillas brille bajo los tres palos. Con 17 años ya se había estrenado en la Champions League. Con 29 ya era campeón del mundo. Pero desde el susto del pasado 1 de mayo, luego de sufrir un infarto, su vida dio un giro de 360 grados y tomó un rumbo inesperado. Con total cautela, el guardameta español se vio obligado a dejar las canchas por un tiempo para evitar cualquier problema. Ello lo aproximó más hacia una mirada institucional del fútbol en el Porto. La incertidumbre de su retorno al arco, entonces, parece haber llegado a su fin. Así lo ha decidido Casillas, tras anunciar que postulará a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol.

La leyenda viva del Real Madrid y de la selección española confirmó todos los rumores que lo vinculaban con esta noticia desde inicios de enero. Por fin Casillas anunció que se sumará a la carrera de las próximas elecciones para ser el máximo mandatario del fútbol español.

Fue el lunes que Casillas reveló su intención a través de una publicación en su red social oficial. Meses atrás, en diciembre, Luis Rubiales ya había confirmado su interés en ser reelegido como presidente de la federación. Cabe mencionar que Rubiales está en el cargo desde mayo del 2018, tras reemplazar a Ángel María Villar, quien estuvo al mando por 30 años y a quien se le investiga por corrupción durante su gestión.

Casillas le hará frente a Rubiales en las próximas elecciones. Ahora quien lideró a ‘La Roja’ en su época más dorada quiere continuar haciéndolo como directivo. El único Mundial en la historia de España más los títulos conquistados en la Eurocopa 2008 y 2012 lo respaldan completamente. Y la afición futbolera no es ajena a ello. Por ello, la decisión del guardameta español ha sido muy bien acogida.

A Casillas también lo respaldan sus 25 años defendiendo el arco del Real Madrid tanto en La Liga como en las demás competiciones españolas y europeas. Ha vivido en carne propia las virtudes y carencias en dichos torneos, por lo que no le vendría mal tomar las riendas de la Real Federación Española de Fútbol.

Es cierto, entonces, que la vida futbolística del actual jugador (inactivo) del Porto ha tomado un nuevo rumbo. Claro está que Casillas no se quiere despegar del deporte que por tantos años predicó amor bajo los tres palos. Cuando el español mira su vitrina con 24 títulos (19 en el Real Madrid, dos en Porto y tres con su selección), reflexiona en lo glorioso que puede llegar a ser el fútbol. Por ello, quiere continuar su legado bajo una nueva perspectiva.

Ganar las elecciones estaría bajo dicha responsabilidad, en el lapso 2020-24, implicaría su retiro definitivo de las canchas. El portero español se suma así a una lista de casos de futbolistas que pasaron a ser dirigentes y tendría un gran reto por delante: organizar el Mundial del 2030, un objetivo que Rubiales también ha puesto sobre la mesa.

ENTRE EL FÚTBOL Y LA POLÍTICA

Así como Casillas existen otros casos de futbolistas que, al finalizar su carrera, se sumergieron en una vida más política. No solamente como directivos de instituciones del deporte rey, sino también a nivel de un país. Aunque algunos -la mayoría- deciden descansar cuando cuelgan los chimpunes, otros prefieren seguir involucrados desde una perspectiva más dirigencial.

Por ejemplo, entre 1994 y 1998, el gran Pelé fue Ministro de Deportes bajo el mandato del expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso. Durante su gestión, el exdelantero del Scratch promulgó la “Ley Pelé”, que dispone la carta de libertad o la renovación obligatoria cuando finaliza el contrato de un jugador.

Así como Pelé también están las figuras brasileñas de Bebeto y Romario. Los campeones del mundo en 1994 aprovecharon su tirón mediático para que en el 2010 sean escogidos como diputado y senador, respectivamente, en el Estado de Río de Janeiro. Otros llegan más lejos como George Weah, único Balón de Oro de origen africano en la historia, quien en el 2018 fue elegido presidente de la República de Liberia. Y a algunos como el francés Michel Platini, expresidente de la UEFA, no les fue nada bien.

Sin embargo, lo que más se ve en la actualidad es que exfutbolistas opten por entrar en la dirigencia de los clubes a los que predicaron su amor y pasión. Como es el caso de Juan Román Riquelme, segundo vicepresidente del Boca Juniors; Eric Abidal, director deportivo del Barcelona; entre otros.

MÁS EN DT...

TE PUEDE INTERESAR