Jean Deza apareció en el Zilina y fue convocado a la Sub 20 en el 2013. (Foto/ GEC)
Jean Deza apareció en el Zilina y fue convocado a la Sub 20 en el 2013. (Foto/ GEC)

Un balón, la pista, el Callao. Son tres elementos que se combinan para llegar a la Primera División y a los primeros planos deportivos. El primer puerto es un lugar bastante pintoresco, con acceso directo al mar y cuna de varios talentos del balompié nacional. Uno de ellos, Jean Deza, pero él representa el otro rostro. Vive una inestabilidad propia de su crecimiento en la calle, una madurez obligada en el extranjero y las comodidades que el fútbol le regaló “de golpe”.

MIRA: Ocho equipos en Lisboa, partidos únicos: así se resolvería la Champions League

Alianza Lima anunció que el delantero de 27 años no pertenece más al club íntimo. La sonrisa –por un momento– se ha borrado del rostro de ese muchacho, repleto de vaivenes, que nació en Gambetta. Una oportunidad más desperdiciada, producto de sus escapadas nocturnas y conductas antideportivas. Por no cumplir con el apostolado del atleta de estos tiempos: cuidar su cuerpo.

“Yo regresé por algunos problemas que tuve allá [en Eslovenia], soy un poco problemático y por eso tuve que volver”, confesó cuando abandonó el Zilina, allá por el 2013. Tenía 20 años y ya estaba envuelto en polémicas.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: ¿Qué hizo Tim para incluir al ‘Nene’ en el once de España 82?


El fichaje del ‘Loco’ (así lo llamaban en la Sub 20 de Ahmed) fue criticado y catalogado de polémico por muchos hinchas blanquiazules. Franco Navarro, con los cuidados del experimentado Roberto Guizasola (según confesó el mismo técnico), consiguió que tuviera una temporada con rendimientos sostenidos en UTC de Cajamarca. Todo eso le permitió regresar a La Victoria con la confianza de quienes saben que están ante una oportunidad que te puede cambiar la vida. Sin embargo, el pelotero Deza no ha podido abandonar el lado oscuro. Ese que te apaga en las canchas y que se enciende cuando sintonizas un programa televisivo de farándula.

En el club sabía que tenían un material casi radiactivo. “Está podrido. Puede ser gran jugador, pero no colaboró con Alianza”, nos comenta alguien que fue parte de su entorno por mucho tiempo. Dentro del campo, nadie podrá discutir sus cualidades. Durante la cuarentena, jugadores consagrados de la talla de Paolo Guerrero y Jefferson Farfán reconocieron la “calidad” del ariete nacional, mientras que Leao Butrón y Luis Aguiar defendían su permanencia en Alianza. Cuando se vestía de corto, sumaba mucho a una delantera que carecía de movilidad.

Jefferson Farfán y Roberto Guizasola hablaron de Jean Deza en Instagram Live

La esperanza pasaba por que Mario Salas lo corrija, pero su suerte estaba echada para él en La Victoria. “Jean Deza siempre luchó con su entorno afectivo. El gran desafío de su vida va a estar en que el fútbol sea un medio que le permita tener un futuro. El resto es rodearse con gente que lo haga crecer”, dice Daniel Ahmed, jefe de Planeación y Desarrollo Deportivo, y ex técnico de Deza en la Sub 20 del 2013.

SIEMPRE LEJOS

Ha vestido la camiseta de la selección, pero tuvo que ver las Eliminatorias y el Mundial por TV. Vistió la camiseta blanquiazul, pero tuvo que sentarse en Matute para ver al club jugar la Libertadores. De tener como compañero a Lucas Barrios y enfrentar a jugadores como Lacazette a tener que utilizarlos cuando enciende su PlayStation. Oportunidades no le han faltado en la vida, pero hasta el momento no las ha aprovechado. “Ya no es problema de Alianza, sino de él", dice al respecto Waldir Sáenz.

De ese grupo que formó Daniel Ahmed en la Sub del 2013, Jean Deza era una de las figuras estelares. El 30% de ese plantel pudo jugar un Mundial de mayores, Deza hoy es una figura que se quedó sin álbum. Deportivo Binacional será su nuevo hogar en la Liga 1; sin embargo, las dudas no solo están sembradas, están confirmadas.

Jean Deza pide una tercera oportunidad para volver a Alianza Lima

UN PASADO QUE LO CONDENA

“Oe ‘Kukín’. Si te veo fumando te meto un cachetadón... tú tienes futuro con el fútbol, demuestra lo que sabes”. Eso le decían sus amigos de Gambetta a un adolescente Jean Deza. Su apodo como el del crack chalaco, aseguran que era porque su forma de jugar. Era febrero del 2012 y ya se sabía de él y su talento.

Formado en Cantolao, entrenó en Boca y Lanús en el 2008 hasta que el Basilea de Suiza compró su pase en el 2011, pero terminó jugando en el Zilina de Eslovaquia. Acababa de cumplir 18 años y debutó en el fútbol europeo, pero su carrera no iba a ser color de rosas. “A los 15 años salí al extranjero a buscar un mejor futuro. Antes no tenía ni para el pasaje. A veces lavaba carros para ganarme un sencillo o mi mamá se prestaba plata”, confesó en su momento.

Ahmed lo convocó para la selección Sub 20, pero ciertas indisciplinas pusieron en duda que esté en el Sudamericano del 2013. El talento terminó imponiéndose y el atacante luciría la blanquirroja en el certamen argentino. “Me llaman loco”, reconocía en una entrevista. “Humo”, le decían también. El Perú empezaba a conocerlo.

TUMBO TRAS TUMBO

Entrevista a Trome en el 2012.
Entrevista a Trome en el 2012.

“Yo regresé por algunos problemas que tuve allá [en Eslovaquia], soy un poco problemático y por eso tuve que volver”

De tener el visto bueno de Carlos Bianchi para quedarse en Boca, Jean Deza pasó a disputar el Sudamericano, quedarse en el Perú y no regresar al Zilina. Se inició una batalla legal que terminó con el futbolista denunciado y jugando en la Universidad San Martín, donde volvió a tener problemas de conducta.

“Sin profesionalismo no se puede encontrar uno mismo con el fútbol, la orientación es determinante y hay que darle a cada elemento lo que necesita”, explicó en su momento Julio César Uribe, quien lo mandó a entrenar con la reserva por violar las normas de conducta en la concentración santa en el 2013.

“Lo que me llevó a volver al Perú fue la diversión. Eso y problemas familiares”

Ya en el Montpellier francés, desde agosto del 2013, Deza protagonizaba su segundo abandono de un club. En noviembre del 2014 llegó al Perú para jugar un partido con la selección mayor ante Paraguay y no regresó a Francia. El cuadro galo lo declaró transferible y Alianza lo contrató bajo préstamo.


“Me dieron permiso por el nacimiento de mi hija Victoria, en esos días aproveché para explicar que ya no iba a regresar, por motivos X que tuve allá en Bulgaria, que no fueron muy positivos para mí"

Alianza fue su segundo club en el Perú. Jugó toda la primera mitad del 2015 y regresó al cuadro galo. Finalizó ese año y fichó por el Levski Sofía de Bulgaria, donde solo duró cuatro meses. Fue convocado por Pablo Bengoechea para un partido ante Paraguay en Lima y decidió quedarse en el país a pasar el verano.

El cuadro búlgaro lo esperó entre enero y al no incorporarse a los entrenamientos, lo despidió y denunció ante la FIFA por abandono de trabajo. El ente rector del fútbol lo sancionó por 15 meses fuera de los campos.

“No entendí lo que pasó, el profesor [Grioni] tomó la decisión de no contar conmigo, nunca le dije nada, quiso morir con sus jugadores. Todo fue raro”

Luego fue una larga espera de 457 días hasta volver a ser habilitado. Fue fichado por Sport Huancayo donde volvió a tener problemas con el técnico Marcelo Grioni, quien incluso lo mandó a entrenar con la reseva. Tras estar todo el 2018 en la Incontrastable, se marcha a UTC de Cajamarca.

“Franco Navarro me ayudó bastante, me aconsejó cuando nadie confiaba en mí. Le agradezco mucho lo que hizo por mí”

En el cuadro cajamarquino, Jean logró quizás su mejor expresión. “Guizasola me pidió que lo lleve a Cajamarca y quería que llevara al ‘Loco’ (Deza). Le dije 'lo llevo pero tú te encargas de cuidarlo”, contó el técnico, que ahora lo quiere de vuelta en el Gavilán Norteño. El año pasado, Jean Deza decidió viajar al norte para salvar su carrera. Hoy se ha quedado sin él.

Con UTC jugó Sudamericana. (Foto: AFP)
Con UTC jugó Sudamericana. (Foto: AFP)

SUS SALIDAS

Zilina (2011-13): Abandonó el club, según él, por falta de pago de su departamento. “Soy un poco problemático y por eso tuve que volver”, reconoció.

San Martín (enero-agosto 2013): Fue mandado a entrenar con la reserva por sus indisciplinas. Solo jugó 10 partidos y fue cedido al Montpellier.

Montpellier (agosto 2013 - noviembre 2014): Abandonó el club y se quedó en Perú. Explicó que su representante le dijo que contaba con el permiso luego de una sanción deportiva por seis fechas, pero no era así.

Alianza (enero-junio 2015): Solo estuvo a préstamo seis meses y tuvo episodios de indisciplinas, además del recordado episodio con el árbitro Ramón Blanco en el duelo ante Garcilaso.

Montpellier (julio-diciembre 2015): Juega algunos partidos y finaliza su contrato a fines del 2015. Pasa seis meses sin jugar hasta llegar al Levski.

Levski Sofía (agosto-diciembre 2016): El club búlgaro lo denunció por abandono y rompió el contrato luego de que se quedara en el Perú a pasar el verano. La FIFA lo sancionó por 15 meses.

Sport Huancayo (2018): Tras ser habilitado por la FIFA, vuelve a jugar luego de más de un año. Grioni lo mandó a entrenar con la Reserva en algunos casos.

UTC (2019): Bajo el mando de Franco Navarro, logra su mejor rendimiento. Según el técnico, con Roberto Guizasola lo cuidaban todo el tiempo.

Alianza Lima (2020): Despedido por sus continuas inconductas apenas al sexto mes de su estadía. Solo jugó tres partidos.

MÁS EN DT

VIDEOS RECOMENDADOS

Phil Jackson gana su décimo título de la NBA
Premier League: Ryan Giggs y la pelea que tuvo con Cristiano Ronaldo en el Manchester United | VIDEO

TAGS RELACIONADOS