Redacción DT

Cinco meses después de convertirse en el rutilante fichaje de Boca Juniors, el italiano Daniele De Rossi anunció el lunes que abandona el equipo argentino por motivos personales y que también se retira del fútbol.

No solo me despido de un club que me entró en el corazón, me despido de toda mi vida, mi pasión”, dijo el centrocampista en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado del presidente del popular club argentino, Jorge Amor Ameal.

De Rossi, quien se expresó en español, dijo que la razón de su decisión está en la “necesidad” de estar junto a su hija adolescente y el resto de su familia en Italia. “La estoy extrañando y ella me extraña... no hay nada más”, sostuvo el jugador, quien apuntó que la “única aventura” de su vida fue jugar para Boca y que una parte de su corazón se quedará en Argentina.

De Rossi deja Boca

La salida del italiano, de 36 años, se produjo en una etapa de renovación de Boca a partir de la reciente asunción de Amor Ameal como presidente y la salida del técnico Gustavo Alfaro, reemplazado por Miguel Ángel Russo, quien conquistó la sexta y última Copa Libertadores para el popular club argentino en 2007.

Consultado sobre su futuro, De Rossi dijo que desea “ser entrenador” y “estar cerca del fútbol".

Por su parte, Amor Ameal señaló que el italiano será “embajador de Boca en Europa”. “Conocí a un gran ser humano... Nos deja en el corto plazo un gran recuerdo y nos va a servir para que otros europeos puedan venir a nuestro club”, sostuvo.

De Rossi, campeón del mundo con Italia en 2006, fue recibido como un ídolo por la hinchada boquense cuando fue presentado el 29 de julio de 2019 por el entonces titular del club, Daniel Angelici, para vestir durante un año la camiseta con el número 16.

De Rossi: “Alfaro siempre me brindó respeto”

Era el primer extranjero consagrado en Europa que aceptaba vestir la camiseta de un club argentino.

De Rossi dijo que la nueva dirigencia del club le instó a sopesar su decisión de abandonar el equipo pero que su decisión es irrevocable. “Fueron cariñosos, disponibles, me ofrecieron tiempo y ayuda”, afirmó.

El italiano jugó siete partidos -cinco como titular- con la camiseta auriazul y metió un gol. Durante los últimos meses las lesiones le jugaron en contra.

De Rossi: “Son un pueblo del que mucha gente tiene que aprender”

No te pierdas