El español Francisco Hervás es el responsable técnico de la selección peruana que busca el boleto olímpico después de 20 años. (Foto: ITEA PHOTO).
El español Francisco Hervás es el responsable técnico de la selección peruana que busca el boleto olímpico después de 20 años. (Foto: ITEA PHOTO).

Hace casi tres décadas, Perú podía presumir de ser una potencia sudamericana- o incluso mundial- en el vóley femenino. Sus siete presencias en los Juegos Olímpicos y la histórica medalla de plata en Seúl 88 así lo confirman. Sin embargo, los tiempos han cambiado y no pisamos suelo olímpico desde Sídney 2000, tras ganar previamente el Preolímpico Sudamericano en Lima. Luego, nuestra constante lucha por volver a clasificar a unos Juegos ha sido en vano.

El 2000 fue la primera vez que se disputó el Preolímpico Sudamericano de vóley para poder clasificar a los Juegos. El estreno de este minitorneo lo selló el gran triunfo de Perú, que en su lucha final contra Argentina perdió los dos primeros sets pero supo darle vuelta al marcador. Volvimos a sonreír, aunque la felicidad no duró mucho, pues ya en Sidney no pudimos celebrar ninguna victoria.

Ángela Leyva es la gran carta de la selección nacional. (Foto: ITEA PHOTO).
Ángela Leyva es la gran carta de la selección nacional. (Foto: ITEA PHOTO).

La selección peruana de vóley ha intentado retomar su mejor versión, pero no lo ha logrado. Después de acariciar la gloria en Seúl 88, hemos sufrido un enorme descenso en el rendimiento. Dicen que todo lo que sube debe bajar, y así pasó con nuestra selección. En el Preolímpico de Caracas 2004, Perú se ubicó en el segundo lugar por debajo de República Dominicana, que ganó el único boleto hacia los Juegos de Atenas. En el 2008 el torneo se disputó en Lima. Increíblemente, caímos en casa por 3-2 contra Venezuela y nos quedamos a un puesto de volver a los Juegos.

En las ediciones de Sao Paulo 2012 y Bariloche 2016, Perú repitió sus malas presentaciones. De nuevo, nos quedamos en el segundo lugar en ambos torneos, siendo superados por los anfitriones Brasil y Argentina, respectivamente. Tras ello, disputamos los repechajes mundiales en Tokio 2012 y Japón 2016 sin éxito.

La maldición del segundo lugar nos ha acompañado en todos los Preolímpicos que se han disputado desde Caracas 2004. En Bogotá tenemos una nueva oportunidad para volver a los JJ.OO. luego de 20 años.

El Coliseo el Salitre de Bogotá será el escenario del Preolímpico. Tendrá lleno total en las tres fechas que se disputarán. (Foto: ITEA PHOTO).
El Coliseo el Salitre de Bogotá será el escenario del Preolímpico. Tendrá lleno total en las tres fechas que se disputarán. (Foto: ITEA PHOTO).

-En la tierra del café-

Las dirigidas por Francisco Hervás tendrán una nueva oportunidad para volver a una cita olímpica en Bogotá, donde deberán medir fuerzas ante Colombia, Argentina y Venezuela.

Previo a ello, la Blanquirroja se estuvo preparando en Puerto Rico, donde disputó cuatro amistosos que concluyeron con el saldo de dos victorias y dos derrotas. El técnico de la selección estuvo alternando diferentes posiciones, dejando incluso a jugadoras como Ángela Leyva y Karla Ortiz sin entrar a la cancha en el tercer amistoso.

Hervás estuvo afinando algunos detalles y ya parece tener a un equipo más compacto para afrontar el Preolímpico. Sin embargo, hay ciertas preocupaciones por las molestias físicas de tres jugadoras. “Karla Ortíz, y Flavia Montes tienen algunos problemas, pero confiamos en que los superen en los siguientes días”, declaró el técnico español.

RIVALDÍAHORA
ArgentinaMartes6 p.m.
ColombiaMiércoles8:30 p.m.
VenezuelaJueves6 p.m.

Con Brasil clasificado a Tokio 2020 en el Preolímpico Mundial, el último cupo sudamericano está en juego en Bogotá. El favorito es Argentina, que es la única selección de las cuatro del torneo que disputó el Mundial de Japón 2019, donde culminó décima. Además, ganó el último Preolímpico para Río 2016.

Por su parte, Colombia fue subcampeón en el último Sudamericano que se disputó en Cajamarca y logró la medalla de plata en los Juegos Panamericanos Lima 2019, mientras que Venezuela sostiene su crecimiento.

El objetivo parece harto complicado. Pero ello no impide que el sueño olímpico esté intacto.

TE PUEDE INTERESAR: