(Foto: Agencia UNO)
(Foto: Agencia UNO)
Redacción DT

Tras casi 500 días prófugo, ahora se encuentra en una celda donde puede ver la luz del día solo durante dos horas, luego vuelve a la oscuridad de la prisión. Atrás quedó su pasado en el que se convirtió en una de las promesas de la Universidad Católica de Chile e incluso fue ascendido rápidamente al primer equipo. Llegó a ser parte de Universitario de Deportes durante la segunda mitad de la temporada 2007. ¿La razón del encierro? La presunta complicidad en el asesinato de Juan Pinto Vásquez en las calles de Francisco Zárate de su ciudad natal, según informa el diario “La Tercera” de Chile.

Conocido como “Lucho Pato”, todos lo recuerdan como una persona tranquila durante su la infancia. Hincha de ‘los cruzados’ y también apoyaba al Juventud Norambuena porque creció prácticamente cerca de su sede en La Legua. Su sueño era ser un futbolista profesional.

“Era flaquito, pero muy talentoso; cachañero, esa era su principal cualidad. Con el tiempo lo convertimos en un volante creativo”. Recrea Óscar Meneses quien fuese jefe de las divisiones inferiores de la Universidad Católica en 1990. “En las formativas siempre mostró condiciones. Lo subimos incluso de división, para que jugara en la mía. Siempre estuvo en el grupo de jugadores de proyección”, recuerda Fernando Díaz quien también era parte del comando técnico.

Llegó a Perú en 2007 y tuvo un corto paso por Universitario de Deportes. Ya en ese momento se conocía de sus problemas con la justicia de su país. En el 2003 fue acusado de prestarle el departamento a Los Ciprianos, una banda de narcotraficantes dedicada a la comercialización de droga. La acusación detalló que su casa era un posible almacen.

Su último paso por el fútbol se dio en 2012 con la camiseta de Deportes Concepción. Aquel año volvió a ocupar las portadas de los policiales al ser involucrado en una organización que robaba artículos de lujo, caso del que salió absuelto.

“Siento que cuando perdió a su mamá, él se fue abajo. Se hundió mucho. Pienso que ese fue un antes y un después en su vida”, explica Claudio Toro, actual periodista que fue dirigido por Núñez cuando estaba en la inferiores de Norambuena y creció en el mismo barrio que el jugador chileno donde se normalizaba la venta de marihuana y la delincuencia en su esplendor.

NOTA PARA SUSCRIPTORES

En 2014 fue denunciado de financiar un negocio de narcotráfico con vínculos en La Legua y Bolivia, pero el punto de quiebre a su historia se dio en 2018 con ocho disparos en la calle Francisco Zárate de La Legua tras lo cual fue acusado de homicidio consumado, dos homicidios frustrados y un delito de lesiones leves. Se dio a la fuga.

Lo acontecido aquel día fue un balazo en la pierna para Mario Albornoz que se dirigía a una tienda a comprar junto a Juan Pinto quien recibió un tiro a la cabeza por la espalda (“herida craneoencefálica por bala, sin salida de proyectil”, según precisa el informe policial). Ambos eran parte del barrio rival y se presume que los disparos los propinó su acompañante apodado el ‘Guatón’ Andrés Vergara. Una mujer que gritó en el acto, también recibió un tiro en la mano. Desde ese momento, Núñez fue perseguido en cada rincón, tal como informa “La Tercera” de Chile.

LA CAPTURA

Un año después de lo sucedido, se partió con el dato que estaba en Bolivia. La policía frecuentó a su entorno más cercano para poder interceptar los teléfonos. Jocelyn Azola, su pareja, fue el punto clave ya que recibía llamadas de distintos códigos con origen boliviano. “Establecimos que la pareja tenía viajes a Bolivia anteriormente y las dos hijas habían viajado en marzo del año pasado y regresaron en diciembre, dándonos a entender que hicieron todo un año de escolaridad en Bolivia. Con eso ya empezamos a coordinar con la policía boliviana acá en Chile”, cuenta a “La Tercera” el comisario de la Brigada de Robos Sur de la PDI, Mauricio Ramírez.

Dicho esto, las autoridades bolivianas actuaron de inmediato ante Luis Núñez Blanco que adulteró su apellido a Núñez Núñez para poder inscribir sin problemas a sus hijas en la escuela y además también usaba una licencia de conducir falsa de una persona fallecida. Una de las últimas llamadas implicó a su suegro avisando la llegada de su hija con sus nietas. “Le dijimos a la policía boliviana que la clave para encontrar a Luis Patricio eran sus hijas, porque en algún momento se iba a juntar con ellas”, explicaron.

Luis Núñez, cuando fue apresado preventivamente. (Foto: La Tercera)
Luis Núñez, cuando fue apresado preventivamente. (Foto: La Tercera)
Detenido hace unas semanas. (Foto: Agencia UNO)
Detenido hace unas semanas. (Foto: Agencia UNO)

El pasado martes 4 de febrero, Luis Patricio Núñez Blanco fue detenido a las 3 de la mañana en Bolivia. Núñez arriesga, como mínimo, 10 años de cárcel. “El hecho que tuviera condenas anteriores, en caso de ser condenado, necesariamente implica que no podrá acceder a penas sustitutivas. Está formalizado por homicidio consumado, dos homicidios frustrados y un delito de lesiones leves”, dijo el fiscal Rodrigo Chinchón, de la Fiscalía Metropolitana Sur, a cargo del caso, a “La Tercera” de Chile.

Sin pena ni gloria, pasará sus días en una cárcel de alta seguridad como un presunto pistolero y no una estrella del fútbol como siempre soñó.

NOTAS RECOMENDADAS

VIDEOS RECOMENDADOS