Redacción EC

El deporte peruano está de luto. El extécnico de la selección peruana de vóley Man Bok Park falleció este jueves por la mañana. El surcoreano de 83 años, quien pasó sus últimos días internado en el Hospital Almenara, será recordado con cariño por todos los peruanos tras haber dirigido al inolvidable sexteto nacional que ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988.

Una de las grandes virtudes que tuvo Man Bok Park fue la gran cercanía que tenía con sus dirigidas. Había respeto, pero también mucho cariño de ambas partes. Por ello, a continuación repasamos dos divertidas anécdotas que protagonizó junto a dos de sus exmuchachas Natalia Málaga y Cecilia Tait.

Tait, más conocida como la ‘Zurda de Oro’, es recordada por llevar el famoso dorsal 7. Sin embargo, ella no eligió este número por pura casualidad. “Yo usaba la 11 porque soy hincha del ‘Ciego’ Juan Carlos Oblitas. Un tipo pintón, ordenadito, pulcro y disciplinado. Pero un día habló conmigo Man Bok Park y me dijo que las mejores del mundo usaban la 7. ‘Ponte esa’, me dijo. Y nunca me la quité”, señaló hace varios años atrás la exvoleibolista. La razón estuvo del lado de Míster Park: Cecilia ha sido una de las mejores de la historia del vóley a nivel mundial.

Un relato mucho más divertido fue el que narró Natalia Málaga. La actual entrenadora de las selecciones juveniles provocó la risa de más de uno al contar lo que le sucedió con el técnico asiático en Los Ángeles, Estados Unidos. Historias entre ambos personajes hay muchas, pero a continuación revivimos una de las más ocurrentes con el testimonio de la exvoleibolista.

"Yo era más floja para lavar porque no te lavaba pero ni la cara y metía moneditas, pues para simplificar rápido todo, en la lavadora, pues entrenábamos doble horario y todavía teníamos que lavar. Allí se lavaba todo, las camisetas, rodilleras, buzo, zapatillas. Y teníamos que dejar todo impecable. Imagínate, Man Bok nos veía con las rodilleras sucias y olvídate (risas) ", indicó Natalia en una entrevista brindada en el 2006.

En los últimos años, Man Bok Park estuvo involucrado en la Federación Peruana de Vóley, ejerciendo una función similar a la de asesor deportivo para las diferentes categorías. Se entregó en cuerpo y alma a su pasión hasta la última etapa de su vida. Su legado vivirá por siempre, en las páginas más valiosas de nuestra historia deportiva y también en el corazón de todos los peruanos. Gracias por todo, Míster Park.