Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Polideportivo

“Chris Benoit no merece nada”, por Carlos Marroquín [OPINIÓN]

Este 24 de junio se cumplen 10 años del doble homicidio y suicidio que acabó con el ‘Lobo Feroz’. Hagamos un repaso por el episodio más trágico que se ha visto en la lucha libre

Chris Benoit no merece nada

Chris Benoit es una de las superestrellas más recordadas de la industria de la lucha libre de entretenimiento. (Foto: WWE)

Por Carlos Marroquín

A Chris Benoit le faltaba un diente. Era el incisivo lateral derecho. Lo perdió cuando aún era adolescente, mientras estaba jugando con su Rottweiler. Este pronunciado orificio dental no fue precisamente un detalle secundario para él. Lo acompañó el resto de su vida y jamás tuvo la intención de ponerse una prótesis artificial. La razón tenía que ver directamente con su profesión: Chris había interiorizado por completo la personalidad que proyectaba como luchador, la de un tipo rudo y dispuesto a no bajar el pulgar si existía un enfrentamiento de por medio. La falta de este diente sumaba estéticamente.

Toda esa devoción lo volvió una de las estrellas más completas que había dentro de la lucha libre. Benoit era muy técnico y tuvo como armas las llaves de sumisión, las variantes de suplex y la intención salvaje con que dibujaba cada movida. Las cifras que acumuló también sumaron: Campeón Pesado de la WWE, 4 veces monarca Intercontinental, 3 como campeón de los Estados Unidos, ganador del Royal Rumble 2004, año en que también fue elegido por la revista Pro Wrestling Illustrated como el mejor luchador en todo el mundo. Pero, se terminó por defraudar a sí mismo.

Entre el 22 y 24 de junio del año 2007 cometió un doble homicidio-suicidio. Asesinó a su esposa Nancy, estranguló a su hijo de 7 años Daniel y posteriormente se suicidó por ahorcamiento en su sala de pesas. Una de las versiones que se manejó por años es que el abuso de esteroides terminó por trastornar a Benoit, sin embargo, Julian Bailes, jefe de neurocirugía de West Virginia University, examinó el cadáver y llegó a la conclusión de que el cerebro de Chris estaba severamente dañado por recibir infinidades de golpes por más de 20 años. Agregó que parecía el cerebro de un hombre de 85 años con síndrome de Parkinson e índices de demencia.

Como se recuerda, la WWE recibió el parte médico de Benoit casi 48 horas después de su trastorno. Sin embargo, dentro de ese lapso organizó, evidentemente, varios homenajes, como el recordado Raw del lunes 25 de junio, en donde apareció Vince McMahon solo, en medio de la arena The American Bank Center in Corpus Christi, Texas. Luego, otros luchadores también expresaron sus condolencias durante el programa. Pero, ni bien se reveló lo sucedido, la empresa se encargó de borrar todo material relacionado a Chris, desde retirar su ficha en la web, hasta obviar por completo que ganó el Royal Rumble o que fue campeón en el evento central de WrestleMania XX.

Chris Benoit

Chris Benoit realizando una maniobra aérea. (Foto: WWE)

(Foto: WWE)

La llegada de la Network en 2014 permitió que todos los videos de Benoit pierdan censura. A cambio de eso, se colocó la siguiente advertencia: “El siguiente programa se presenta en su forma original. Puede aparecer algún contenido que no refleja los puntos de vista corporativos de la WWE y puede no ser adecuado para todos los espectadores. Los personajes de la WWE son ficticios y no reflejan las vidas personales de los actores que los representan, se aconseja discreción del espectador”.

Entonces, nos preguntamos: ¿hizo bien la WWE en marcar distancia con Benoit?, opino que sí. Pudo haber sido un luchador muy técnico, innovador, violento, hasta con uno de los perfiles más completos, pero haber sido el artífice de tan nefasto episodio le corta cualquier posibilidad de gloria. Es contradictorio imaginar que un tipo tan dedicado a su profesión pudo derrumbar todo lo que construyó sumergiéndose en semejante sadismo. Lamentablemente, no tiene defensa alguna. Tal y como sucedió con el filicidio que protagonizó el personaje de Grace Stewart (Nicole Kidman), en la taquillera cinta ‘The Others’ o el caso de Marvin Gaye, quien murió a manos de su padre en la víspera de su cumpleaños número 45.

Hace unos días, el longevo y legendario comentarista de la marca, Jim Ross —y con quien concuerdo absolutamente— sostuvo en una entrevista recogida por el portal Solo Wrestling que la empresa no contempla, bajo ningún incluir ningún punto de vista, que el ‘Lobo Feroz’ ingrese al Hall of Fame, conocido como el olimpo de estas superestrellas.

“No creo que vaya a estar dentro (en el Hall of Fame). No creo que Chris Benoit debe entrar, y estoy cómodo con mi opinión. Si ustedes difieren, lo respeto. Yo fui quien contrató a Chris Benoit. Si hubiera una línea sobre él, como sea que fuese, dirían 'hey, ¿debería entrar al salón de la fama?, ¿quién lo presentaría?', yo pienso que crearía mucha publicidad, le quitaría la importancia a todos aquellos que entrarían ese mismo día, va a hacer de lo que más se hable. 'WWE presentará a un homicida y víctima de suicidio a su salón de la fama' esa sería la historia, ustedes saben cómo son los medios ¿Se imaginan que entre junto con The Rock? De repente, todos se olvidarían de The Rock, todos hablarían del sujeto homicida. Eso es lo que creo. Su talento, habilidades, logros en el ring y más lo hacen digno de un salón de la fama, por supuesto. Pero creo que él se quitó todas esas posibilidades en las últimas 24 horas de su vida", sostuvo Ross.

Siendo estrictos, lo sucedido con Benoit dejó importantes reflexiones. Lo primero es que la industria de la lucha libre, en general, recapacitó y tomó en serio que la integridad física y psicológica de sus estrellas estaba por encima del negocio. En la WWE se llegaron a restringir las acrobacias, los golpes en la cabeza con sillas de acero, las armas punzantes o los ‘bombazos’ sobre el pavimento de acero. Todo ello sumó para darle forma a la Era PG, en donde se determinó que los contenidos eran aptos para cualquier tipo de público. Después, se hicieron públicos varios procesos internos, como el hecho de despedir a algún luchador por consumir sustancias prohibidas o salirse de los guiones pactados. Además, los controles médicos se volvieron cada vez más rigurosos y se programaron vacaciones más seguidas con el fin de evitar sobrecargas.

El legado de Benoit vive. Otro de sus hijos, David, aún no es luchador, pero se le ha visto en los vestidores de NXT y WWE. Generó polémica, pero hay que separar distancias. Tiene claro cómo hubiera seguido la vida de su progenitor. En una entrevista lo indicó de esta manera: “Mi padre probablemente habría creado su propia escuela de Wrestling ya que él siempre quiso tener una escuela para enseñar a luchar a los jóvenes o estaría ayudando a los talentos de NXT. También habría sido inducido al Hall of Fame , estoy seguro. Y si no hubiera muerto mi padre la WWE no sería tan PG”.


Tags Relacionados:

WWE

Chris Benoit

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada