Redacción EC

En una época donde el Perú pensaba mucho menos en deporte, Juan Giha le dio una gran felicidad al país tras la medalla de plata que obtuvo en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. El deportista de tiro al plato, con 37 años, quedó un punto por detrás de la china Zhan Shan (223 a 222) en la modalidad de skeet.

Es el mejor regalo de 28 de julio que puedo hacer a mis compatriotas. Soy ahora el hombre más feliz del mundo y creo que esta medalla será también una alegría para los peruanos que tanto lo necesitan”, declaró Juan Giha luego de conseguir esta victoria.

Barcelona 92 era la cuarta participación en Juegos Olímpicos para el deportista, ya que anteriormente había representado al Perú en Moscú 80, Los Angeles 84 y Seúl 88.

Conseguir un cupo para Barcelona 92 no fue tarea fácil. En el camino tuvo que vencer a Marco Matellini, de 20 años, y Esteban Boza. La competencia fue intensa y duró tres días. El duelo final lo disputaron Matellini y Boza. Un 21 de junio la experiencia de Juan se impusó sobre la juventud de Matellini.

Con la clasificación en el bolsillo viajó a Italia para hacer un entrenamiento relámpago de una semana.

HISTORIA EN BARCELONA 92
Juan Giha llegó a Barcelona armado no solo con su escopeta sino con la seguridad y el aplomo para llegar a la final. A pesar de no haber tenido la preparación adecuada para este tipo de competencias, el deportista llegó a la semifinal.

Aquel 28 de julio le esperaba a Juan Giha y a los 23 tiradores clasificados una ardua jornada en el polígono de Mollet del Vallés. Después de dos horas de competencia sólo seis deportistas, entre ellos Giha, lograron pasar a la siguiente etapa.

Hasta ese momento la favorita era la china Shan Zhang quien no había fallado ni una sola vez. Los relojes marcaban las dos de la tarde cuando comenzó la final. El calor y los nervios le jugaron una mala pasada a Zhang quien falló en el peor momento.

Giha estuvo a un paso de liderar al grupo pero también erró un tiro. Shan Zhang respiraba aliviada, pues era la ganadora indiscutible. El segundo lugar se disputaría entre nuestro compatriota, el rumano Toman y el italiano Rossetti.