Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Polideportivo

Alexander Zverev superó con claridad a Diego Schwartzman en el Masters de París

El argentino enfrentó al alemán este jueves por los octavos de final del Masters 1000 de París

Reuters

Diego Schwartzman. (Foto: Reuters)

El alemán Alexander Zverver, quinta raqueta del circuito, fue muy superior al argentino Diego Schwartzman en el Masters 1000 de París y le derrotó por 6-4 y 6-2 para avanzar a cuartos de final.

El bonaerense, de 26 años, pagó el cansancio de la víspera, cuando tuvo que sudar tinta para derrotar al español Feliciano López, procedente de la fase previa, con casi tres horas de tenis.

Más fácil lo había tenido el germano de 21 años, que hasta este año no había ganado un partido en el torneo bajo techo de la capital francesa.

Schwartzman, que era el único sudamericano en el cuadro final de París, pone así fin a su mejor temporada en el circuito, marcada por los cuartos de final de Roland Garros, donde antes de que apareciera la lluvia tuvo contra las cuerdas al rey de ese torneo, el español Rafael Nadal.

Zverev, que pese a su juventud ha levantado ya dos Masters 1.000, este año el de Madrid, y que esta temporada ha disputado las finales de Roma y Miami, se medirá por un puesto en semifinales contra el ruso Karen Khachanov, un año mayor que él, verdugo del veterano estadounidense John Isner por 6-4, 6-7 (9), 7-6 (8).

Ambas promesas del tenis se han cruzado ya dos veces en su carrera, siempre con triunfo del alemán, la última en octavos de final del pasado Roland Garros, cuando necesitó cinco sets para vencer al ruso.

Habrá que ver cómo afronta Khachanov el duelo, pues en su partido contra Isner se quejó del hombro derecho.

Fue un duelo duro, en el que el estadounidense, que mantenía opciones de clasificación directa para el Torneo de Maestros de Londres, llegó a disponer de dos bolas de partido en el juego de desempate de la tercera manga.

Hasta tres había tenido en la misma instancia de la segunda Khachanov, que acabó apuntándose el partido en la quinta con un excelente 'passing' de revés.

(EFE)

El argentino Diego Schwartzman confesó que sintió miedo cuando, tras desperdiciar muchas bolas de rotura, el español Feliciano López le tuvo contra las cuerdas en su debut en el Masters 1.000 de París.

El "Peque" llegó a tener hasta siete bolas de rotura en el tercer set, pero no las aprovechó, lo que permitió a López tener la oportunidad de ganar con su saque.

"Me vi mal porque podía ser el último partido de la temporada y no quería perderlo así, después de haber tenido tantas oportunidades", dijo el jugador, que acabó remontando para ganar por 6-4, 3-6, 7-5 y avanzar a octavos de final.

"Podía haberme frustrado mucho, pero pensé en frío que había tenido muchas oportunidades y que podía tenerlas de nuevo y quizá él tuvo nervios a la hora de cerrar", agregó el tenista argentino, que ahora se medirá al alemán Alexander Zverev, cuarta raqueta del mundo.

Schwartzman aseguró que no le salió lo que suele hacer mejor sobre la cancha, incluso por etapas el resto. "Desperdiciar tantos puntos de rotura contra un rival que basa su tenis en el saque es muy peligroso", dijo.

Pero se mostró contento de la actitud que demostró, la personalidad para no venirse abajo en esos momentos difíciles del duelo.

Frente a Zverev, en el tercer turno de la pista central, augura un duelo "muy difícil", ante un rival que afrontó cuando era poco más que un niño y que ahora con 21 años "es otro jugador".

"Le gané fácil y le dije en broma que no quería jugar más con él", dijo el argentino, que aseguró mantener una amistad con el germano que derrotó sin problemas al estadounidense Frances Tiafoe.

Pase lo que pase, Schwartzman ya está satisfecho de una temporada que no duda en calificar como la mejor de su corta carrera, sobre todo la primera parte, con el punto álgido de los cuartos de final disputados en Roland Garros donde solo perdió ante el rey de ese torneo, el español Rafael Nadal, a quien tuvo contra las cuerdas hasta que la lluvia obligó a suspender el duelo.

El argentino rozó el top 10, pero quizá esa cercanía le creó una ansiedad que le hizo bajar nivel, como él mismo reconoció.

Ahora mira a acabar la temporada entre los 15 mejores, donde estuvo casi todo el año, para lo que será importante avanzar en París.

Único sudamericano en el cuadro final del último Masters 1.000 del año, el jugador aseguró no sentir presión suplementaria, aunque sí dijo que le gustaría que su compatriota Juan Martín del Potro se recupere pronto.

"Que a Delpo le vaya bien me saca presión porque la gente le mira más a él", afirmó.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada