Tras rehabilitarse del alcohol y la cocaína, ahora emprende el cultivo de cannabis.
Tras rehabilitarse del alcohol y la cocaína, ahora emprende el cultivo de cannabis.
Redacción EC

fue durante los años 80 y 90 uno de los deportista más aclamados en el mundo del box. Además de ello, sus grandes victorias sobre la lona lo catapultó hacia la fama, llenándose de una fortuna incalculable y siendo claro está, una personalidad influyente entre sus más fieles seguidores que miraban de cerca su trabajo como un gran atleta. Sin embargo, el consumo de alcohol y las drogas fue el golpe de KO más duro que recibiría en su vida.

MIRA: Barcelona vs. Sevilla: sigue el duelo por Copa del Rey

Tuvieron que pasar años para que Tyson se rehabilitara y salga de aquel mundo lleno de incertidumbre y que, apagó vidas de grandes estrellas, ya sea en el ámbito deportivo u otra profesión.

Asimismo, el exdeportista manifestó la peor droga que consumió en sus tiempos de boxeador. Recalcó que la ambición lo cegó por completo.

“Creo que la peor droga del mundo es esta cámara, creo que supera al azúcar. Sí, la gente grande e inteligente no puede dejar de quererse demasiado”. Asimismo, expresó que la ambición y la fama son las peores combinaciones que uno puede tener en su vida como deportista u otro oficio.

“Esto es algo que me da buena energía, positiva. Yo necesito encontrar algo que llene la energía que tengo”. Bajo dichas afirmaciones, el exdeportista señaló que el boxeo lo ayudó durante mucho tiempo a encauzar esa energía interna: “Yo quería que los boxeadores grandes me respeten, ese era mi objetivo”, dijo.

“Yo me drogaba con cocaína y me había dado por vencido en la vida, pero cuando probé el sapo fue un boom. Me di cuenta que estaba muerto”, indicó. Cabe precisar que tras este suceso causado en su vida, perdió más 30 kilos.

“Yo sentía que el sol se abría en dos y el aire venía hacia mí y entonces le dije a mi compañero ‘¿estás viendo esto?’. Y él: ‘¿Ver qué?’. ‘Deja de bromear conmigo, se que lo estoy sintiendo’. ‘Pero Mike no veo nada’. Y yo insistía, ‘Deja de jugar conmigo’. Pensé que me estaban haciendo una broma porque con los muchachos solemos jugarnos bromas entonces yo le decía ‘sé que tu también lo estás viendo’”, concluyó.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

MÁS EN DT



TAGS RELACIONADOS

No te pierdas

No te pierdas