Simone Biles clasificó a las finales de gimnasia artística en Tokio 2020. (Foto: AFP)
Simone Biles clasificó a las finales de gimnasia artística en Tokio 2020. (Foto: AFP)
Victor Garay

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

“Unidos por la emoción”, es el lema principal de . Un mensaje de agradecimiento para todos los deportistas que lucharon para llegar a la cita más importante del deporte mundial. Una lucha que no solo está enfocada en la competencia; también es esa batalla con ellos mismos que deben lidiar día a día y que pocos conocen. En estos , son varios los atletas que vienen hablando sobre la salud mental y tranquilidad. Un tema al que se le debe prestar más atención como dijo , la tenista Naomi Osaka y hace poco en el Perú el jugador Felipe Rodríguez.

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES: Tokio 2020: la sorprendente historia de Naomi Osaka, la deportista símbolo de los Juegos Olímpicos

Los seguidores solo ven lo que las cámaras muestran y producto de ello, exigen, comentan, critican y hasta insultan. Sin saber qué hay detrás de cada deportista. Hace poco Naomi Osaka confesó que sufría de depresión desde el 2018. Se alejó de las competencias y volvió a participar en Tokio 2020. Sin embargo, cayó eliminada en tercera ronda por Marketa Vondrousova de la República Checa.

MIRA TAMBIÉN: Tokio 2020: descalifican a boxeador olímpico por intentar morderle una oreja a su rival


Tokio 2020: descalifican a boxeador olímpico por intentar morderle una oreja a su rival
El marroquí Youness Baalla fue descalificado de Tokio 2020 por intentar morder a su oponente David Nkiya en la oreja durante un combate de box. El hecho fue comparado con la acción de Tyson en un combate de 1997.

La tenista, quien fue la encargada de encender la llama olímpica de Tokio 2020, era una de las favoritas para llevarse el oro en tenis femenino. Todos se enfocaban en ese favoritismo y atrás quedó el problema de depresión con el que seguía luchando. No le tomaron importancia y solo se enfocaron en que era la candidata para llevarse el oro.

A ese se le sumó la ola de críticas e insultos que aparecieron en redes sociales hacia Osaka por parte de un grupo de usuarios japoneses. Muchos de estas publicaciones se burlaban de su color de piel, decían que no representaba a Japón y también ponían en tela de juicio su depresión. Todo por perder un partido.

Naomi Osaka venía de una polémica salida de Roland Garros y ahora no pudo seguir en Tokio 2020
Naomi Osaka venía de una polémica salida de Roland Garros y ahora no pudo seguir en Tokio 2020

El caso de Simone Biles es casi parecido al de Osaka. También confesó ser depresiva desde que fue abusada por Larry Nassar, ex médico del equipo de gimnasia olímpico de los Estados Unidos. La gimnasta estadounidense no participó del juicio, pero poco después, reveló que fue una de las sobrevivientes de ese infierno que le tocó vivir.

Simone Biles aseguró que le costó y cuesta superar el tema de la depresión. Aun hay secuelas que la siguen. En el 2018, contó que tomaba medicamentos y que seguía yendo a terapia para tratar su ansiedad, producto de su traumática experiencia. Esa misma ansiedad es que la sigue persiguiendo y producto de ello decidió retirarse de la final de gimnasia artística por equipos.

Tras su último salto fue en busca de uno de sus entrenadores, lo abrazó y no volvió a competir más. Según NBC, su marcha no fue por una lesión como todos estaban informando, sino por una cuestión mental.

“A veces pienso que tengo que tengo el peso el mundo sobre mis espaldas. Sé que me lo saco de encima y hago que parezca que la presión no me afecta, pero es condenadamente difícil. Los Juegos Olímpicos no son una broma. Debemos proteger nuestro cuerpo y nuestras mentes y no solo hacer lo que el mundo espera que hagamos. Ahora mismo la salud mental tiene más importancia en el deporte”, dijo Simone Biles dejando en claro todo lo que tiene que cargar.

Simone Biles ganó cuatro medallas de oro en gimnasia en Río 2016. (Foto: AFP)
Simone Biles ganó cuatro medallas de oro en gimnasia en Río 2016. (Foto: AFP)
El mensaje de Simone Biles en Instagram.
El mensaje de Simone Biles en Instagram.

-MÁS CASOS-

“Tenemos que hablar, vivimos en una sociedad machista y al hombre le da vergüenza o miedo decir lo que le pasa, yo sufrí de depresión cuando estuve en México, me dio mucha vergüenza y miedo, pero pedí ayuda y pude salir adelante”, decía Felipe Rodríguez, jugador de Manucci de Trujillo.

Una declaración muy importante en un contexto difícil que pocos conocen. Los deportistas no son robots a los que se le puede exigir siempre sin importar los problemas que puedan tener. Es por eso que es importante que cada equipo o atleta también deba tener un trabajo especial en los psicológico.

“Lo de Simone Biles se vincula mucho con lo que dijo Felucho, con lo que dijo Naomi Osaka. El deportista también es humano y aunque en algunos casos el deporte ayuda a hacer catarsis, de ninguna manera exime a las personas de tener una serie de problemas mentales y de ánimo. Un poco de estrés puede servir como adrenalina para que el deportista alcance sus metas, pero demasiado puede volverse incapacitante”, explica Ricardo Montoya, periodista y psicólogo, a El Comercio.

Felucho Rodríguez se decidió a tocar este delicado problema a raíz del suicidio de Williams Martínez. El zaguero, de 38 años, jugaba en el Villa Teresa -de la Segunda División uruguaya y estaba alejando de plantel tras ser diagnosticado con COVID-19. Su muerto conmocionó al mundo del fútbol. Días después, llegó otra trágica noticia, Emiliano Cabrera, defensor de 27 años también se quitó la vida.

Este año, en febrero, todos quedaron consternados por el suicidio de del futbolista uruguayo Santiago ‘Morro’ García. El ex delantero de Godoy Cruz no recibió la ayuda necesaria para superar su problema con la depresión.

El delantero de Godoy Cruz falleció a los 30 años. Santiago ‘Morro’ García estaba lejos de su familia y seguía tratamiento psiquiátrico. (Foto: Godoy Cruz)
El delantero de Godoy Cruz falleció a los 30 años. Santiago ‘Morro’ García estaba lejos de su familia y seguía tratamiento psiquiátrico. (Foto: Godoy Cruz)

Otros casos más sonados fue la confesión de Michael Phelps. La leyenda del deporte y de la natación admitió públicamente haber sufrido depresión. Tras dejar de competir, el nadador, máximo medallista olímpico con 28 preseas, relató que había sufrido distintos episodios de ansiedad y depresión durante su carrera, y que le habían llevado a refugiarse en el alcohol.

Su punto de quiebre fue cuando en septiembre de 2014 Michael Phelps fue detenido por conducir bajo los efectos del alcohol. El nadador fue suspendido del equipo olímpico y fue llevado a un centro de rehabilitación para superar su problema. Lo hizo y volvió al equipo estadounidense para competir en Río 2014 donde logró hacer historia.

Kevin Love, campeón y estrella de la NBA, también admitió haber sufrido ataques de pánico, ansiedad y depresión, incluso antes y durante algún partido. El jugador buscó ayuda para superar ese problema al que no le prestaba atención porque creía que jamás le iba tocar pasar por algo así. Sin embargo, hoy es uno de los que siempre pide prestar atención sobre estos casos.

El futbolista Andrés Iniesta se un hundió en un pozo sin salida tras la muerte de su gran amigo Dani Jarque. A eso se le sumaron las constantes lesiones que le impedían jugar. El volante estaba muy deprimido y contó que para superar ese problema recurrió a varios especialistas.

Andrés Iniesta anotó el gol de la victoria en la final ante Holanda. (Foto: AFP)
Andrés Iniesta anotó el gol de la victoria en la final ante Holanda. (Foto: AFP)

La salud mental no tiene que seguir siendo un tabú. Tampoco debemos pensar que los deportistas están obligados a ser fuertes mentalmente. Ellos son tan humanos como nosotros. Exigirles es hacerles daño. Ellos también merecen vivir una vida tranquila.

MÁS EN DT

-

-

-

-

VIDEO RELACIONADO

Tokio 2020: Las mejores imágenes de Ángelo caro y otros skater en el mundo
En el siguiente video, te mostramos  las mejores imágenes de este espectacular deporte que requiere mucha concentración y destreza para maniobrar el patín.