Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Polideportivo

Las torpezas de WWE rumbo a las luchas de WrestleMania 32

WrestleMania 32, en Texas, fue anunciado el año pasado como la edición más grande en la historia del 'magno evento' de WWE

Las torpezas de WWE rumbo a las luchas de WrestleMania 32

Las torpezas de WWE rumbo a las luchas de WrestleMania 32

WWE puede presentar un Raw o Smackdown malo o con ciertas falencias. Incluso durante eventos especiales menores. Pero tener yerros en la ceremonia de lucha libre más grande del mundo en el año es motivo de preocupación. Si bien algunas contratiempos fueron circunstanciales, estos no tendrían porque haber tomado desprevenida a la empresa durante su proceso creativo para WrestleMania 32.

WrestleMania 30 y 31 también tuvieron trabas en el camino -como en las rivalidades que involucraban a Daniel Bryan y Roman Reigns-, pero en ambas ediciones el resultado fue mejor del esperado. Sin embargo parece que WrestleMania 32 no tendrá la misma suerte. Y es que uno de los principales objetivos de WWE para el 'magno evento' es que el público quede con la sensación de ansiedad y saber qué pasará en el Raw siguiente: no esperar las críticas y reclamos a través de redes sociales. 

El equipo creativo de WWE presentó varios errores en casi todas sus historias para WrestleMania 32. Pero no solo por los cambios de última hora por las lesiones o por sencillamente ignorar el clamor popular, también intervinieron otros factores. El columnista de Bleacher Report Anthony Mango elaboró una lista de los yerros de la empresa en su camino a WrestleMania 32.

CARENCIA DE UN PLAN "B"
WWE siempre se apoyó en un puñado de luchadores para que encabecen sus carteleras. Pero en un extraño año donde luchadores de la talla de Seth Rollins, Sting, John Cena, Daniel Bryan, Randy Orton , Cesaro, Luke Harper se lesionan de forma casi simultánea ¿quien sale al frente para suplir sus vacíos?

La ausencia de estos obligó a modificar los planes para WrestleMania en diversas ocasiones -como la lucha de The Undertaker contra John Cena o Sting o el enfrentamiento de los ex The Shield- y anular posibles grandes peleas. Pero resulta vergonzoso que al sacar un par de nombres los encuentros para el evento más grande del año se vean tan improvisados. 

Hay luchas que tienen diversas incongruencias. Ejemplo de esto último es la lucha por el campeonato Intercontinental, que pese a lo atractiva que resulta carece de una historia sólida para contar. Lo único positivo es que personajes que son irrelevantes tengan un papel en WrestleMania, aunque no lo merezcan.

 
A Brawl Erupts on SmackDown

WE FIGHT ON THURSDAY NIGHTS! #SmackDownWWE SmackDown is concluding NOW on USA Network...

Posted by WWE on jueves, 24 de marzo de 2016

DEJAR EN SEGUNDO PLANO A LOS TALENTOSOS
Hay lesionados que desde hace varios meses se sabía que estaban descartados para WrestleMania, entonces ¿por qué no contar historias de quienes tienen el talento y la credibilidad de suplir su puesto en lugar de poner a cualquiera como un parche? Este es el caso de personajes como Kane, Big Show, The Usos, Dudley Boyz y sobretodo de The Wyatt Family.

En el caso de los dos colosos, Kane y Big Show de seguro estarán en la batalla real en memoria de André el Gigante. Esto quiere decir que no tenían ningún plan serio para WrestleMania, pudieron seguir trabajando en la credibilidad de Ryback. Mientras que los Usos y los Dudley parecen obligados en una pelea de "está ahí, hay que ponerla nomás". Empezaron con una rivalidad que la dejaron de lado y de repente la retomaron para ser el pre-show. Cero trabajo.

En estos casos se nota el poco interés puesto, pero resulta más ridículo con los Wyatt. Bray pasó de debutar contra Cena y enfrentar a The Undertaker -ambas perdiendo- en WrestleMania a ser un posible entrometido de una lucha que no le compete. Siendo el líder de una supuesta facción poderosa -que nunca gana nada- ha sido dejado de lado mirado casi con asco. 

Cunado faltaba una semana para WrestleMania, nadie de The Wyatt Family estaba involucrado en la batalla real, pero los Social Outcast sí, pese a que su presencia pondría a cualquiera de sus miembros como favorito. Pero WWE los quiere tener de por si acaso en la lucha entre Brock Lesnar y Dean Ambrose, la única lucha bien trabajada: al menos que den un giro que los haga ser de cierto modo protagonistas de un momento. 

SIN ORIGINALIDAD
Cuando Triple H enfrentó a The Undertaker por tercera vez en WrestleMania lo hicieron en un Hell in a Cell. Cuando John Cena y The Rock se midieron por segunda vez, fue por el campeonato de WWE. Pero ¿qué se está haciendo por la cuarta lucha entre Jericho y Styles? ¿Cuál es el valor agregado al The New Day vs. The League of Nations? Pues nada.

Parte primordial de la lucha libre es ser original para contar sus historias. Así sean repetitivas tienen que mostrar siempre algo nuevo. Eso es lo importante cuando se apela a los refritos. En ambas luchas pactadas para WrestleMania 32 se tiene que decir "algo más" para que no parezca un calco de enfrentamientos pasados.

UN DESATINADO HELL IN A CELL
Pasaron cuatro semanas y sigue sin tener mucho sentido esta lucha. Si Shane McMahon vence tendrá el control absoluto de Raw y WWE y The Undertaker no podrá participar más en peleas dentro de WrestleMania. Si Shane pierde, sus acciones y parte de su herencia quedan en poder de Vince. El encuentro tiene la virtud de no importar el resultado, igual será desagradable. 

La única forma en que la lucha sea digerible es que ninguno pierda o ninguno gane, lo que haría el encuentro una absoluta pérdida de tiempo. Pero esta posibilidad también desprestigiaría al Hell in a Cell, porque es una lucha que tiene que dar un vencedor de todas formas. Dicho esto, el encuentro no deja de ser atractivo por los factores que contiene, pero su destino es amargar a la audiencia.

ROMAN REIGNS
Si algo en los últimos dos años puede definir a la desesperación por imponer un héroe a la fuerza sin importar la opinión de nadie, ese calificativo es "Roman Reigns". Como dice Anthony Mango, los yerros antes descritos son parte de la mala planificación o falta de prevención, pero con Reigns no es más que negación.

Roman Reigns será parte de la lucha estelar de WrestleMania por segundo año consecutivo. En WrestleMania 31, el Money in the Bank de Seth Rollins salvó la eminente ola de abucheos en el final del encuentro, pero esta vez no se cuenta con ese recurso. Parece que este año, tras la cantada victoria del primo de The Rock, WWE enfrentará un aluvión de quejidos si Triple H y Reigns no encuentran la forma de convencer durante su lucha. 

Basta con observar lo que sucede en las últimas semanas: el público alienta al villano y abuchea al bueno. Ese problema es reiterativo con Reigns desde hace mucho y WWE ya está tardando demasiado en reconocerlo -como cuando le bajó el dedo a Batista para que Daniel Bryan encuentre la gloria en WrestleMania 30-. Muy distinta sería la historia si Dean Ambrose estuviera involucrado. 

Lo dicho antes, Ambrose es todo lo que WWE quisiera que sea Reigns. Si el 'medio lunático' también estaría presente en busca del campeonato de WWE, el público tendría un verdadero héroe a quien respaldar, y eso solo por citar un nombre. El camino para Reigns es ser villano, haría posiblemente un buen papel como bravucón, pero por ahora solo queda esperar a ver qué se le ocurre a Vince McMahon y su equipo creativo para hacer de WrestleMania 32 un buen espectáculo, pero también con consecuencias coherentes, atractivas y productivas.

Tags Relacionados:

WWE

WrestleMania

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada