Leonardo Torres Cueva

Un choque con un micro casi le cuesta la carrera a Renzo Sanguineti; sin embargo, el medallista panamericano siguió adelante y luchó contra viento y marea para subirse al podio y dejar al Perú como segundo en el mundo. El subcampeón mundial en sunfish conversó con El Comercio sobre la competición en Bonaire, lo que tuvo que luchar para competir y cómo espera influir en el deporte para mejorarlo y hacerlo profesional.

¿Cómo describirías el subcampeonato mundial?

Hay muchas formas de describirlo. Pasé por mucho antes de conseguir competir en el Mundial. Después de obtener el bronce en los Panamericanos Lima 2019, esperaba ir al Mundial con vientos fuertes, sacarme la espina y poder ganarlo. Luego tuve un accidente hace tres semanas: me atropelló un micro cuando iba en bicicleta. Quedé mal y no sabía si iba a poder competir. Ya no sabía que tipo de vientos quería. Ya en la competencia, al comienzo no me estaba yendo bien, pero mejoré y volví a creer en mí para ganar el certamen. Llegué a estar primero pero perdí la medalla de oro el último día por un error en las últimas regatas, me sentí culpable. Terminé muy frustrado pero luego lo analicé y puedo decir que estoy contento con ello.

¿Qué tipo de error?

Uno táctico. De esos que no suelo cometer en las regatas. La cancha era muy inestable, cambiaban las posiciones con mucha velocidad. Ese error tonto me costó la medalla de oro. Por eso terminé frustrado, perdí por detalles mínimos. Influyó el factor suerte.

¿Por qué decidiste competir en vela si es un deporte que influye el azar?

Cuando empecé no sabía que iba a competir a este nivel. En el club Regatas fui al open day y me subí a un bote y lo hice bien. Luego me metí a la academia de optimist, la modalidad de vela para jóvenes, me enganché por el grupo humano que se formó. La pasaba muy bien yendo a Paracas y compitiendo.

Ver esta publicación en Instagram

Bueno definitivamente hoy viví una de las experiencias mas chocantes de mi vida (literalmente), choqué frente a frente con una custer (era un micro), los dos viniendo rápido en direcciones opuestas. Tremendo tackle que le metí a ese micro. He aprendido muchas cosas de este accidente. Una de ellas es que nunca se olviden de las verdaderas prioridades en su vida, a veces muchas cosas, trámites y problemas pasan a nuestro alrededor que nos abruman, y nos hacen olvidar lo que mas queremos, pero nunca dejen de poner primero lo que realmente es importante para ustedes (seres queridos, sueños, pasiones), porque si algún día se despiden anticipadamente, nada más va importarles, todo lo demás se anula. Después de ese pequeño mensaje, le agradezco a Carlita, a la señora Milagros (la que aparece en la foto que hasta en la ambulancia me acompaño) y al paramédico Thanos por apoyarme tan bien. Realmente generó mucha conmoción con la gente que andaba por ahí, un señor hasta me dio un papel entregándome la energia de Jesús para que me salve, me dijo que una vez a él le salvo la vida, también le agradezco por su buena fe (aunque me asustó un poco que haya creído que ya me despedía). Afortunadamente no tengo huesos rotos, pero casi no puedo caminar ni levantar el brazo izquierdo. A pesar de eso, me doy toda la fe porque en 10 días comienza el Mundial de Sunfish y haré todo lo que este en mis manos para llegar apto para competir 💪🏽 Nuevamente, gracias por sus mensajes de preocupación ☺️ y ARRIBA PERÚ 🇵🇪

Una publicación compartida por Renzo Sanguineti (@renzosanguinetiv) el

¿Hubo alguna competencia que significó un punto de quiebre?

Sí, en el 2009. Yo empecé en el 2007. No me iba bien, no entendía del todo el deporte. Finales del 2008 viajé a Estados Unidos a una competencia mucho más grande. No gané pero aprendí bastante. En enero del 2009 me di cuenta que estaba listo para subir de nivel.

Los deportes acuáticos han ganado adeptos a base de los buenos resultados obtenidos en el último tiempo, ¿sientes ese apoyo masivo?

No me había puesto a pensar en eso. Creo que se debe a los resultados, pero no es de ahora, en Perú hay mucho talento. Lima 2019 ayudó a ponernos en vitrina. Hay más inversión, podemos desarrollar los mejor. Asimismo, tener el mar cerca ayuda a que el nivel mejore. En mi modalidad, tener a Paracas tan cerca es muy beneficioso. Y en torno al apoyo del público, sí, lo siento.

Quiero quitarme la espina del Mundial de Sunfish, sé que puedo ser campeón mundial.


Entonces, Lima 2019 jugó un papel fundamental...

De todas maneras. Es difícil ver deportes acuáticos, sobretodo vela, porque competimos adentro del mar; pero vino mucha gente. Los Panamericanos fueron increíbles, todos hablaban de eso, algo que nunca había vivido. Los deportes se han masificado, más aun los que obtuvieron medalla.

Y una de ellas fue tuya. Cuéntanos que recuerdas de la medalla de bronce conseguida en Lima 2019.

Hubo de todo. Frustración por haber quedado tan cerca de la medalla de plata y a la vez alegría de haber competido con tanta gente presente, mis familiares y amigos, muy lindo. Tuve nervios, más de lo pensado, pero supe competir..

¿Qué te sorprendió de la premiación?

Primero, la medalla pesa mucho; me sorprendió eso. Lo más lindo fue darme cuenta del apoyo de los peruanos. (La ceremonia) Fue en un club cerrado, pero afuera, al lado de la reja, está la playa pública. Ahí había un montón de gente apoyándome, no esperaba tanto aprecio.

Lima 2019 fue bronce, Mundial de Sunfish 2019 medalla de plata, ¿qué sigue?

Debería ser una de oro pero cambiaré de modalidad. Ahora entraré a correr en laser, con otro bote, que es olímpico, el que más me entretiene. Ahí la competencia es mucho más dura. En un futuro espero ganar una medalla de oro, es un objetivo a medio y largo plazo. Tengo que acabar la universidad y dedicarme a ello.

¿El laser no es profesional en Perú?

No. Somos muy pocos y no debería ser así. A nivel mundial es la modalidad más difícil y la que tienen más botes. Deberíamos imitar ello en el Perú. Espero que con estos logros pueda tener más influencia y ayudar a mejorar la disciplina en el país. Tenemos que mejorar la flota para conseguir competir a nivel internacional.

¿Cuál es la siguiente competencia para ti?

El jueves de la próxima semana iré al nacional de Argentina y en noviembre a la Copa Brasil para entrenar en laser. Esta última es competencia pre olímpica, yo no puedo clasificar porque la plaza la tiene Stefano (Peschiera), pero el nivel es muy bueno. Si todo me va bien, clasificaré al Mundial de Australia en enero del 2020. Quisiera pensar en una medalla pero es muy difícil, hay mucho nivel. Ningún peruano en la historia ha estado dentro de los 20 primeros. Espero mejorar esa marca.

¿Cuáles son las metas que te has trazado?

Quiero ser mejor en Láser y luchar palmo a palmo con los mejores. Clasificar a unos Juegos Olímpicos sería ideal, para eso tengo que insertarme al circuito, me gusta representar a mi país, quiero seguir dándole alegrías. Asimismo, quiero quitarme la espina del Mundial de Sunfish, sé que puedo ser campeón mundial.


No te pierdas