El frío empieza a sentirse en el país. En esta época del año, la exposición a las bajas temperaturas puede provocarnos molestias en la garganta e inflamaciones. Sumado a ello, en el caso de los deportistas, los largos e intensos periodos de entrenamiento generan en el cuerpo un proceso biológico y natural de reparación de tejidos que activa el sistema de defensa, estimulando respuestas inflamatorias.

Sofía Arriarán, doctora en Nutrición y Metabolismo, destaca que existen alimentos que actúan como antinflamatorios naturales. Entre ellos se encuentran algunas verduras, frutas y pescados azules.

“Estos alimentos deben consumirse después del entrenamiento, para lograr recuperar el oxígeno del músculo”, explica Alejandra Valdez, licenciada en Nutrición y creadora del blog Nutriale.

4 ALIMENTOS CLAVES

Arriarán y Valdez recomiendan cuatro alimentos que todo runner debe incluir en su dieta, para sobrellevar la inflamación:

  • Salmón 

Es rico en selenio, un micronutriente antioxidante que estimula y regula el sistema inmunológico. Además, es una excelente fuente de ácidos grasos, debido a su alto contenido en Omega 3: 2000 mg por cada 100 g de filete de salmón. “Su composición nutricional lo convierte en el pescado ideal para regular el sistema de defensa”, explica Arriarán.

  • Cebolla 

Fuente de , componentes antibacterianos (que protegen al atleta del riesgo de infecciones) y fibra, así como prebióticos que colaboran al funcionamiento del sistema gastrointestinal, que se puede ver afectado ante una inflamación.

  • Arándanos

Este fruto es rico en antocianinas y, por tanto, tiene un efecto antioxidante en el cuerpo. Para los atletas, Arriarán recomienda una porción de entre 1 a 2 tazas al día, dependiendo del peso y la duración del entrenamiento. También es un excelente alimento para incluir en el , como sugiere Valdez. En este caso, se recomienda consumir un puñado.

  • Chía

Estas semillas contienen buena proporción de fibra, calcio y zinc, y son la fuente vegetal más rica en Omega 3, que regula la respuesta inflamatoria del organismo. Asimismo, debido a su alto contenido de proteínas, contribuyen a la regeneración de las microrupturas musculares propias del ejercicio intenso.

Cabe resaltar que, dentro de la dieta de un runner, tan importante como la ingesta de alimentos es beber agua. “La deshidratación activa señales de alerta en el sistema inmunológico que se traducen en una inflamación sistemática y muscular, disminución de rendimiento y, en casos extremos, diarrea, fiebre y vómitos”, advierte Arriarán. Así, no hay mejor receta para combatir la inflamación que consumir estos alimentos y mantenerse bien hidratado.