Módulos Temas Día

Más en Rusia 2018

Rusia 2018 | "Argentina va en busca de respeto, otra vez"

La selección de Argentina es presa de la crítica por parte de sus hinchas y del periodismo, pero la historia nos recuerda dos precedentes que se parecen a lo que  vive en la actualidad el conjunto albiceleste. En uno fue campeón del mundo y en otro llegó a la final

Alemania vs. Argentina: revive la emotiva final de México 86

Por: Kenyi Peña Andrade

Aunque tengan a Lionel Messi, y suene irrespetuoso  decirlo, la selección de Argentina no es favorita para ganar, de ninguna manera, el Mundial de Rusia 2018. Me explico, no lo digo yo, lo dictan varios motivos: los apenas cuatro partidos oficiales- con tres empates y una sola victoria- que ha dirigido Jorge Sampaoli; las apuestas que la ubican en el quinto lugar de preferencia, solo por encima de selecciones como Bélgica y por debajo de España, Francia, Brasil y Alemania; el periodismo y el mismo Diego Maradona, quien critica con fusil en mano al sostener que los albicelestes "no tienen juego definido ni columna vertebral" y que Sampaoli "es un ridículo por intentar jugar con el sistema del 2-3-3-2”. Y así, se pueden escribir líneas interminables para argumentar que los argentinos no tienen con qué levantar la Copa del Mundo. Pero basta solo un motivo para tirarle la puerta en la cara al unánime menosprecio y exigir respeto: esa es la historia.

“Antes del Mundial solo nos fueron a despedir nuestros familiares al aeropuerto, la gente no confiaba en nosotros", indicó José Luis Brown, ex jugador del seleccionado argentino y campeón del Mundo en México 1986. Así como ahora, o quizá masificado, el descontento por el seleccionado, en ese entonces dirigido por Carlos Bilardo, era total. Es más, hasta hubo intervención política para sacarlo del cargo antes de la cita mundialista. Se dice que Maradona conversó telefónicamente con el Secretario de Deporte Rodolfo O'Reilly para defender al Doctor: "Si lo sacan a Bilardo, no voy al Mundial", amenazó el 'Pelusa'.

"Teníamos todo en contra, todo en contra. Ni mis amigos entendían lo que hacíamos. Empezamos a jugar con tres defensores. Primera vez que doy el equipo, un amistoso con Suiza, en Berna, en 1984. Digo la formación y los periodistas que estaban ahí me dicen: Carlos, está confundido; nombró nada más que tres defensores. Les digo: Pero es así, vamos a jugar así. Ellos no entendían", sostuvo Bilardo, quien fue atacado hasta por su antecesor, César Luis Menotti, que lo calificó de la siguiente manera: "El fútbol es tan generoso que evitó que Bilardo se dedicara a la medicina; es un cobarde y un enano mental".

Carlos Bilardo ganó la Copa del Mundo con Argentina, comandada por Maradona, en México 1986. (Foto: AFP)

Carlos Bilardo ganó la Copa del Mundo con Argentina, comandada por Maradona, en México 1986. (Foto: AFP)

En lo futbolístico, las cosas iban de mal en peor. En la previa a México 86', Argentina no daba muestras de mejorías en la cancha y la desconfianza en el sistema pragmático y revolucionario de Bilardo reinaba en el vestuario. Y los amistosos eran prueba de ello: días antes del debut no pasaron de un empate sin goles con el Junior de Barranquilla. Una selección aspirante a ganar el Mundial no pudo superar a un club colombiano, así como lo lee. Sin embargo, ese soso rendimiento fue el que detonó un encierro a cuatro paredes en la interna argentina, en donde varios de los jugadores reconocieron que fue el punto de quiebre para cambiar a mejor. "Nos dijimos de todo, de todo... Vivíamos de reunión en reunión. Y en una de ésas fue que me agarré con Passarella, también. Ahí definimos que éramos nosotros contra el mundo, así que más vale que tiráramos todos para el mismo lado. Y tiramos, cómo tiramos", confesó Maradona en el libro "Soy el Diego".

Luego, la historia es conocida. Los argentinos pasaron a octavos siendo primeros de su grupo e invictos; en cuartos le ganaron a Inglaterra en un partido que pasó la historia por la 'Mano de Dios' de Maradona; y luego está el agónico gol de Burruchaga en el 3-2 ante Alemania Federeral en la final. Esta historia provocó hasta documentales, como uno que no podría llevar un mejor nombre para resumir lo que pasó: "El campeón imposible".

Diego Maradona: subastaron medalla de oro obtenida en México 86

Maradona fue la figura indiscutible de México 86.

Como si fuera una fuente de inspiración obligatoria para escribir epopeyas en los mundiales, 28 años después de México 86, la historia se volvió a repetir en Argentina para el Mundial de Brasil 2014. Eso sí, con diferentes actores y un desenlace distinto, sí, es verdad, pues se quedaron con la miel en los labios al caer en la final ante Alemania. Pero hubo puntadas de hilo que unieron una y otra historia. Por ejemplo, otra vez Menotti salía al frente, en plena Eliminatoria, para criticar al entrenador Alejandro Sabella: “La selección es frágil en sus convicciones”. El mismo Mario Kempes, campeón en Argentina 78', afirmaba que su selección sigue pensando, erróneamente, que aún se puede "ganar con la camiseta". Luego, ya en el Mundial, Sabella corrigió errores y transformó a la Argentina en un cuadro sólido defensivamente y que resolvía partidos con un Messi brillante. No les alcanzó para ser campeones, pero no es poca cosa llegar  a una final de Copa del Mundo.

Argentina vs. Irán: así se jugó el partido por Brasil 2014 - 28

Messi fue clave para que Argentina pase a octavos de final del Mundial Brasil 2014.

La mayoría de mis colegas y, la crítica en general, están seguros que Argentina estará solo de paso en Rusia. Para este periodista no existe el vaticinio en el fútbol, pero algo sí tengo claro, un argentino herido es más peligroso. Son de esos que si huelen su propia sangre, cierran los puños y van hacia adelante. Argentina ya supo resolver problemas de Eliminatorias en pleno Mundial y pidió respeto dos veces en la historia al mundo del fútbol. Ahora irá por la tercera.

Tags Relacionados:

Rusia 2018

Selección de Argentina

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada