Carlos Zambrano: "Nos falta temperamento para ir a un Mundial"
Carlos Zambrano: "Nos falta temperamento para ir a un Mundial"
Redacción EC

JOHANA CUBILLAS

Carlos Zambrano nos abrió las puertas de su casa para contarnos un poco sobre la selección, su fuerte temperamento en la cancha y la lesión en el dedo por la cual tuvo que ser intervenido hace poco.

¿Consideras que Bengoechea representa la continuidad o un estilo distinto al de Markarián?
Es la continuidad; venimos de un proceso largo con Markarián y Bengoechea estuvo en él. Sabíamos que era una opción muy grande que Pablo se quede con nosotros, ya que él conoce el estilo de vida y las condiciones del jugador peruano. Fue lo mejor que nos pudo pasar. La gente no lo ve así, pero los jugadores que estamos metidos dentro, sí.

¿Este proceso debe seguir en las próximas Eliminatorias?
Lo ideal es que ya mantengamos un proceso. Por más que la gente critique y diga que no hemos ganado nada, pensemos que en más de 30 años tampoco lo hemos hecho y con muchos cambios de técnico. Venezuela lo ha venido haciendo y creo que esto ha dado frutos.

¿Incomoda que se hable de poco compromiso de los jugadores con la selección?
La gente nunca está contenta con nada. Los jóvenes que venimos del extranjero llegamos con un desgaste tremendo y, además, quedamos fuera de algunos partidos por lesión. No tiene nada que ver con que no queramos venir. Uno desde pequeño siempre sueña con jugar por su país. Negarse es algo tonto; no tiene sentido que la gente piense eso.

En todo caso, ¿qué crees que le falta al jugador peruano para llegar al Mundial?
A todos les falta un poco más de temperamento. Muestra de esto fue el partido contra Uruguay, donde se perdió la real oportunidad de clasificación. Yo estaba afuera y, como todo hincha, sufría y veía que faltaba meter la pierna más fuerte; ese era un partido de vida o muerte. Mucha gente me critica por jugar fuerte, pero las Eliminatorias se juegan así. Creo que por ir a un Mundial cualquiera mataría.

¿Cuánta culpa sientes por no haber jugado ese partido? No estuviste por una roja previa a causa de tu temperamento.
Sí, es verdad. Siento que pude apoyar mucho más a mi país. Cuando me sacaron la roja, vulgarmente dije “la cagué”, pero también es cierto que usualmente me sacan amarillas y no rojas. Solo me queda aprender de todo esto.

¿Tuviste algún encuentro con Suárez luego del partido?
Cuando terminó el partido bajé a la cancha y la verdad que lo quería matar. Fue una calentura del momento junto con la impotencia de no haber podido jugar el partido que probablemente nos dejaba fuera del Mundial. Pero ya quedó en el olvido, toca pensar en el futuro.

Viendo toda esta pasión por la selección y que lo más probable es que Pizarro no juegue la siguiente Eliminatoria, ¿consideras que estás apto para asumir la capitanía?
No me veo así. Recién tengo 24 años y creo que las cosas se van a ir dando poco a poco. Si es que en algún momento el entrenador decide darme la batuta, yo siempre voy a estar ahí. Pero, en este momento, Claudio sigue siendo un referente muy fuerte junto al ‘Loco’, Jefferson, Paolo y mis demás compañeros.

Hablando de Pizarro, ¿cuán importante es él dentro del equipo, como líder, compañero y referente?
Claudio es un tipazo. En la selección todo el mundo lo respeta, como persona y futbolísticamente. Yo sé que no es del agrado de mucha gente, pero tenemos que entenderlo. Cuando juega en el Bayern se rodea de tremendas figuras.

Es uno de los equipos más grandes del mundo, del cual no es fácil ser goleador, y él lo es. El fútbol peruano es totalmente distinto. Tenemos grandes jugadores ofensivamente, pero no estamos acostumbrados a atacar tanto.

¿Consideras que, a pesar de que jugadores como Vargas y Farfán no vengan a jugar los partidos amistosos, deberían ser considerados en partidos oficiales?
No es que ellos no quieran venir, lo que pasa es que no es una fecha FIFA y nuestros clubes muchas veces no quieren darnos permiso para jugar. En mi caso, yo quería operarme mucho antes para venir a jugar el partido, pero no me lo permitieron. Son muchas cosas que a veces la gente no entiende.

¿Cómo te vienes recuperando de la operación al dedo?
Es complicado. Pensé que por ser solo un dedo de la mano iba a ser bastante sencillo, pero todavía tengo dos semanas más hasta que me saquen los puntos. Habrá que seguir con una terapia y en unas semanas ya estaré pichangueando.

No te pierdas

No te pierdas