Miguel Trauco fue una de las grandes novedades en aquel amistoso ante Trinidad y Tobago en el Estadio Nacional. (Foto: Giancarlo Ávila / GEC)
Miguel Trauco fue una de las grandes novedades en aquel amistoso ante Trinidad y Tobago en el Estadio Nacional. (Foto: Giancarlo Ávila / GEC)
Eduardo Combe

Pitazo final. La selección peruana derrotó por 4-0 a Trinidad y Tobago en la despedida previo a su viaje a Estados Unidos, para jugar en la Copa América Centenario. Muchas caras nuevas alzaban los brazos ese 23 de mayo del 2016 para agradecerle a los no muchos hinchas que asistieron al Estadio Nacional aquella noche. Para entender por qué había tantos nuevos convocados, debemos rebobinar la cinta.

LEE TAMBIÉN: Alianza Lima: aciertos y errores en la contratación de los refuerzos para la temporada 2020

“No nos gustan los triunfos morales, pero esta fecha debe significar un quiebre. Debería para Gareca, viniendo la Copa América, significar un quiebre. Para renovar, para que algunos ya no estén y para sumar a otros, que se van ganando espacio”. Estas palabras fueron dichas por el fallecido periodista Daniel Peredo, ni bien Uruguay derrotó a Perú el 29 de marzo del 2016. Con la base de los últimos años, la Bicolor apenas había sumado cuatro puntos de 18 y se complicaba en el inicio de las Eliminatorias.

Claudio Pizarro, Juan Vargas, Jefferson Farfán y Paolo Guerrero eran las caras más representativas en las convocatorias del ‘Tigre’. Presentes en la selección en, al menos, los últimos doce años, jugaban su cuarto proceso eliminatorio juntos. Parecía que el camino a Rusia 2018 sería similar a lo que ya estábamos acostumbrados a ver. Los hinchas, para variar, pedían renovación de futbolistas y pensar en el siguiente Mundial.

Claudio Pizarro y Juan Manuel Vargas quedaron definitivamente fuera del proceso. (Foto: Fernando Sangama / GEC)
Claudio Pizarro y Juan Manuel Vargas quedaron definitivamente fuera del proceso. (Foto: Fernando Sangama / GEC)

La Copa América Centenario generó uno de los mayores escándalos en la historia dirigencial del fútbol de esta parte del mundo. La fiscalía estadounidense descubrió una serie de sobornos en pagos ilegales por publicidad y derechos de transmisión en esta edición extraordinaria del campeonato sudamericano. En contraste a ello, este torneo se convirtió en el motivo perfecto de Ricardo Gareca para reinventarse.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: El papel que puede cumplir Ricardo Gareca para la vuelta del fútbol en el Perú
PARA SUSCRIPTORES: Agustín Lozano sobre su reelección: “Cuando llegue el momento pensaré en ese tema”


VISAS PARA SOÑAR

Otro que estaba en la mira de los francotiradores era Gareca. No es ningún secreto que su puesto empezó a tambalear en el primer semestre del 2016, pero tuvo a Juan Carlos Oblitas como el gran gestor de su permanencia. El mundialista en 1978 y 1982 defendió a capa y espada al ‘Tigre’. Y consiguió la continuidad del argentino.

Gareca también sabía que si seguía usando la misma fórmula, las cosas iban a seguir igual. De manera silenciosa, dio inicio a un recambio en las convocatorias. El plan era encontrar nuevas piezas para el renacimiento de la Bicolor en lo que quedaba del proceso. Total, soñar en grande no costaba nada.

MIRA: Juan Carlos Bazalar, el drama del hombre que siempre superó las adversidades

Cuando presentó la lista preliminar de 40 futbolistas para la Copa América Centenario, sorprendió al dejar fuera a Claudio Pizarro, Jefferson Farfán, Juan Vargas, Carlos Zambrano, André Carrillo, Luis Advíncula y otros jugadores de experiencia. En cambio, había algunos que siquiera habían debutado con la selección en la era Gareca como Miguel Trauco, Luis Abram, Armando Alfageme, Alejandro Hohberg, Beto da Silva, Ángel Romero y Horacio Benincasa. Estos dos últimos no quedaron en la nómina definitiva.

Convocados Copa América Centenario
Carlos Cáceda (Universitario)
Pedro Gallese (Juan Aurich)
Diego Penny (Sporting Cristal)
Jair Céspedes (Sporting Cristal)
Alberto Rodríguez (Sporting Cristal)
Luis Abram (Sporting Cristal)
Aldo Corzo (Deportivo Municipal)
Christian Ramos (Juan Aurich)
Renzo Revoredo (Sporting Cristal)*
Miguel Trauco (Universitario)
Renato Tapia (Feyenoord)
Cristian Benavente (Charleroi)
Yoshimar Yotún (Mälmo FF)
Christian Cueva (Toluca)
Óscar Vílchez (Alianza Lima)
Edison Flores (Universitario)
Adán Balbín (Universitario)
Armando Alfageme (Municipal)
Paolo Guerrero (Flamengo)
Beto Da Silva (PSV Eindhoven)
Andy Polo (Universitario)
Raúl Ruidíaz (Universitario)
Alejandro Hohberg (César Vallejo)
* Reemplazó al lesionado Miguel Araujo, respecto a la lista de convocados para amistoso ante Trinidad y Tobago

Esta idea, quizás, no nació en una oficina o en un entrenamiento. Sucedió en medio de un partido, cuando en marzo Perú buscaba de forma desesperada, al menos, empatarle a Venezuela en Lima. Gareca sacó a Pizarro y Farfán para colocar a Raúl Ruidíaz y Edison Flores, quienes juntos no sumaban ni 20 partidos en la selección peruana. Y todo cambió. Este par fue clave para igualar el marcador a dos goles en la agonía del encuentro. Era un mensaje que necesitaba el ‘Tigre’.

EL CAMBIO

La noche del lunes 23 de mayo del 2016, Perú salió a la cancha del Nacional con Renzo Revoredo en lugar de Advíncula; Christian Ramos y el ‘Mudo’ Rodríguez por Zambrano y Abram; Miguel Trauco en vez de Vargas; Óscar Vílchez y Adán Balbín a cambio de Lobatón y Ballón; Alejandro Hohberg por Carrillo; Edison Flores en la izquierda, ya que Christian Cueva había tomado el puesto de mediapunta de Pizarro; y Luiz da Silva reemplazaba, momentáneamente, a Guerrero. Solo Pedro Gallese mantenía su puesto en el arco.

El once que inició las acciones ante Trinidad y Tobago. (Foto: Giancarlo Ávila / GEC)
El once que inició las acciones ante Trinidad y Tobago. (Foto: Giancarlo Ávila / GEC)

El nobel equipo bicolor no tuvo problemas para golear a los caribeños de Trinidad y Tobago por 4-0. Más allá del bajo nivel del rival, Cueva (36’), Da Silva (38’), Flores (49’) y Benavente (92’) daban inicio al nuevo punto de partida de la era Gareca. El potente mensaje que transmitió el ‘Tigre’ con tantos cambios en la cancha fue recibido muy bien por los hinchas, quienes ya soñaban con mejores épocas.

(Video: ATV)


Ese famoso recambio tan esperado por años, y que incluso muchos de los futbolistas pedidos cuando eran jóvenes, ahora se exigía su salida, había llegado. No fue de la forma que imaginábamos, en una conferencia de prensa o con alguna declaración pública subida de tono, sino en silencio y en una cancha de fútbol. Como debía ser.

Días después, Perú derrotó a El Salvador y acabó invicto en la Copa América Centenario. Gareca había encontrado lo que buscaba y, salvo algunos regresos, también silenciosos, de a pocos, gran parte de este plantel logró la clasificación a Rusia 2018. El amistoso ante Trinidad y Tobago parecía uno más, pero en realidad fue el inicio del gran cambio que todos esperábamos.

Así informó El Comercio.
Así informó El Comercio.
La nota de Depor.
La nota de Depor.

MÁS EN DT

VIDEOS RECOMENDADOS