"La mano del 'Tigre' Gareca", por Daniel Peredo
"La mano del 'Tigre' Gareca", por Daniel Peredo

Diez partidos con . Perú, en amistosos y oficiales, avanzó. Encontró un equipo base, definió una idea, estiró el plantel y compitió ante adversarios de categoría. Ahora corresponde seguir evolucionando en plenas Eliminatorias. Mejoramos, equiparamos el trámite de los partidos, pero igual el proceso será durísimo, hay una brecha con las demás selecciones que no se logra reducir de la noche a la mañana. Los objetivos tienen que ver con la causalidad y no la casualidad.

 Se valora que el equipo no se siente menos que nadie. Más allá de sus limitaciones, tiene rebeldía. El proyecto de juego no es conservador. La intención es defender lo menos posible y lo más lejos de nuestro arco. Las veces que nos metimos y agrupamos cerca de Gallese, el contrario, que también cuenta, tuvo que ver. Colombia nos sometió, combinación de su manejo con el balón, su agresividad para pasar al ataque y sus movimientos para marcar los pases.

La intensidad fue determinante para que los colombianos controlaran el balón y el encuentro. Las dos selecciones sumaban futbolistas de buena técnica, con recursos para vincularse con la pelota y progresar. La diferencia, creemos, la marcó el ritmo. Los de Pekerman se presentaron más físicos, potentes, agresivos y con mejor distribución dentro del campo. Perú deberá compactarse para disimular sus carencias en la recuperación. Para tenerla y jugar, hay que quitarla.

 Con posesión, podemos sumar organización colectiva y capacidad individual, mecanización con espontaneidad; tenemos atacantes para asociar, generar y finalizar. En la medida que nos generemos los espacios, podemos sorprender con rápidas transiciones, amplias, profundas y efectivas. La presión rival, en esta fecha FIFA, nos quitó precisión. Pero, en especial ante Colombia, la selección nunca dejó de buscar y encontró recompensa.

Así estamos. Gareca presenta una versión mejorada de la selección. Aunque la falta de tiempo y de amistosos de preparación, que no es una factura que el técnico deba asumir, juegan en contra.

Se debaten algunos rendimientos, pero ninguno como para descartar. Por el contrario, hay que integrar más nombres para ampliar el plantel. Para pelear la clasificación no basta con sostener un partido, que aún nos cuesta; hay que sostener una campaña.

LEE TAMBIÉN...