Pablo Bengoechea: "Me ofrecen el contrato que merezco"
Redacción EC

Horacio Zimmermann

La pelota parada era la situación perfecta para . Y es que era un excepcional rematador de tiros libres. Como futbolista fue ídolo de Peñarol. Jugó 15 minutos en un Mundial (Italia 90) y ahora, tras 18 años como jugador profesional, ha pintado su vida de blanquirrojo y lidera el comando técnico de la selección peruana. Educado, reconoce su inexperiencia al mando de un equipo. Confiado, está segurísimo de que le irá más bien que mal. Sabe que su prueba final será la Copa América y que depende del resultado que obtenga en esta para mejorar su porcentaje de aceptación. Deporte Total conversó con él y habló de Pizarro, Farfán, su contrato con la FPF y de sus ideas como técnico.

HZ: ¿Por qué aceptó dirigir a Perú?

PB: Bueno, cuando en el 2010 vinimos a trabajar a Perú con Sergio, yo tenía claro que era mi último proceso como asistente o ayudante. Pensaba que estaba con edad para empezar a dirigir y que a partir de culminar ese proceso si surgía algún proyecto, iba a intentar ser entrenador. Viviendo esos años acá en Perú, cuando llega el ofrecimiento, pensé que tenía conocimientos sobre cómo era el mercado peruano, el fútbol peruano, y es un proyecto que me entusiasma mucho.

HZ: Cuando Manuel Burga fue a buscarlo, o lo llamó, ¿le explicó por qué se había tomado la decisión de contratarlo?

PB: Sí.

HZ: ¿Se puede comentar? Porque él no dio hasta el momento un argumento sólido de por qué se lo eligió...

PB: Es una continuidad de lo que veníamos haciendo. Es obvio que me contratan porque me vieron trabajar acá, porque ya saben cómo soy. No soy un desconocido en la federación, llevo cuatro años.

HZ: Sí se considera una continuación del proceso anterior, entonces…

PB: O sea, con respecto a mí, sí. Me conocen por el trabajo de los cuatro años anteriores.

HZ: ¿Y por qué cree, entonces, que se firma un contrato tan corto?

PB: El mismo contrato que firmé la otra vez que vine, hasta la Copa América.

HZ: Pero cuando vino Markarián...

PB: El mismo contrato, te vuelvo a decir.

HZ: Pero cuando vino Markarián se firmó un contrato de cuatro años...

PB: Ah sí, sí, esa es la diferencia. Es normal, Sergio era un entrenador con una trayectoria inmensa y a mí es obvio que van a ver cómo es este año.

HZ: ¿Pero no siente que le ofrecen un cargo menor al de Markarián porque no hay plena confianza?

PB: Siento que me ofrecen lo que merezco, porque nunca fui entrenador. Me conocen como asistente. Es normal que la federación haga eso.

HZ: ¿Es una apuesta, digamos?

PB: Y sí, claro, pero es una apuesta de ambos. La federación me quiere ver trabajar. Está muy bien lo que hace. Creo que sería un error grandísimo nombrarme de arranque por cuatro años, nombrarme por diez años. Estaría tomando una decisión equivocada. Me tienen que ver trabajar. Me vieron como asistente.

HZ: ¿Su máxima prueba es la Copa América?

PB: Claro, claro.

HZ: ¿Cree que su permanencia depende del resultado de ese torneo?

PB: Pero no la mía, la de todo entrenador. En la Copa América pasada, los técnicos que anduvieron más o menos bien siguieron, y a los que no los cambiaron. A algunos antes de empezar la Eliminatoria y a otros en el camino. El cargo de entrenador es así, es normal que cambien al entrenador si los resultados no se dan.

PARA VER TODA LA ENTREVISTA REVISA LA EDICIÓN IMPRESA DE HOY